viernes, 4 de septiembre de 2015

Ecuador encuentra almacenes de arma en la frontera con Colombia




Una base clandestina de la guerrilla colombiana de las FARC, desmantelada por las Fuerzas Armadas de Ecuador.

Las Fuerzas Armadas de Ecuador descubrieron e incautaron armamento de alto poder en la frontera con Colombia.

En un comunicado difundido el jueves, los militares ecuatorianos anunciaron que durante una operación llevada a cabo en el sector de la isla Montepa, en la provincia limítrofe de Sucumbíos, encontraron tres caletas de almacenamiento de armamento y munición.

“Los artefactos hallados presumiblemente pertenecerían a grupos irregulares armados”, indicaron.

msm/ktg/hnb


http://www.hispantv.com/newsdetail/Ecuador/55703/Ecuador-encuentra-almacenes-de-arma-en-la-frontera-con-Colombia

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Delcy Rodríguez: Venezuela es víctima de todo tipo de agresión desde Colombia




La canciller venezolana, Delcy Rodríguez.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, denunció las “falsas” declaraciones de su par colombiana y criticó al país vecino por no tener la voluntad para resolver el conflicto fronterizo.

"Las declaraciones de la canciller (colombiana, María Ángela) Holguín son un compendio de imprecisiones erráticas, falsedades y confesiones del Estado apoyando crímenes en frontera", escribió la noche del jueves la diplomática venezolana en su cuenta de Twitter.


Venezuela es víctima de todo tipo de agresión desde Colombia: mediática, financiera, económica, energética. Mal pueden condicionar el diálogo", dijo la canciller venezolana, Delcy Rodríguez.


En este sentido, Rodríguez aseguró que es obvio que el Gobierno de Bogotá no está interesado en resolver la crisis fronteriza. "Colombia ha abandonado la frontera, la cual es gobernada por delitos de distinto orden y el paramilitarismo colombiano", criticó.

La canciller colombiana desmintió el jueves que su homóloga venezolana haya presentado propuestas viables para resolver sobre el conflicto fronterizo durante una reunión que mantuvo con ella a finales del mes pasado en Cartagena (Colombia).
El presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Por otra parte, la jefa de la Diplomacia venezolana abogó por la diplomacia y el diálogo entre los presidentes de ambos Estados para zanjar la crisis. "Venezuela es víctima de todo tipo de agresión desde Colombia: mediática, financiera, económica, energética. Mal pueden condicionar el diálogo (en alusión a las declaraciones del mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, quien condicionó diálogo con Maduro sobre crisis fronteriza)", señaló.

Afirmó, además, que desde Colombia se ha librado una guerra mediática contra Venezuela y recalcó que Caracas recurrirá a las instancias internacionales para denunciar a Bogotá.

Tras el cierre de la frontera y la deportación de colombianos que residían en esa región, Santos llamó a colaborar con Caracas para frenar la inseguridad fronteriza e indicó que el cierre del paso no coadyuvaría a restablecer la seguridad en la zona.

No obstante, Venezuela cree que terminar con la presencia de paramilitares colombianos y el contrabando de alimentos, desde ese país hacia el vecino colombiano, son condiciones necesarias para reabrir la frontera.

Venezuela y Colombia comparten una compleja frontera de unos 2200 kilómetros, en la que existe una fuerte actividad de contrabando de todo tipo de productos, sobre todo desde Venezuela hacia Colombia, debido a la gran diferencia de precios entre ambos países que deja amplios márgenes de ganancia a los contrabandistas, enormes en el caso del combustible.

ftm/ncl/rba


http://www.hispantv.com/newsdetail/Venezuela/55657/venezuela-colombia-crisis-frontera-delcy-rodriguez-holguin


Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Peña Nieto minimiza la crisis



Peña Nieto atribuyó el hundimiento de la economía a la coyuntura global.
Imagen: EFE

El mandatario apostó por invisibilizar las mayores crisis que ha enfrentado su administración en el último año en materia de derechos humanos, seguridad, economía y corrupción. Entre ellas, el caso de los 43 estudiantes.

Por Gerardo Albarrán de Alba


Desde México, D. F.

Si sólo aquello que se nombra, existe, Enrique Peña Nieto apostó por invisibilizar las mayores crisis que ha enfrentado su administración en el último año en materia de derechos humanos, seguridad, economía y corrupción. En un discurso de dos horas en Palacio Nacional, ante sus 1500 invitados, el presidente mexicano apenas dedicó unas líneas al eufemismo y la alusión velada a las mayores faltas de su administración.

Peña Nieto dijo que los últimos 12 meses fueron un año “difícil”, en el que “nuestro país se vio profundamente lastimado por una serie de casos y sucesos lamentables”.

Así, la desaparición forzada de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa se convirtió en los sucesos de Iguala, ciudad en la que fueron atacados los jóvenes el 26 de septiembre de 2014. La fuga de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, del penal de máxima seguridad de Almoloya, el pasado 11 de julio, se dio por sobreentendida al referirse solamente a “la fuga de un penal de alta seguridad”. Y la alusión a “conflictos de interés” que “incluso involucraron al titular del Ejecutivo”, o sea, él, fue todo lo dicho sobre la sospecha de corrupción por las mansiones adquiridas por el propio Peña Nito, por su esposa Angélica Rivera, y por su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que les fueron entregadas por un par de contratistas de obra pública que trabajan con Peña Nieto desde que era gobernador del Estado de México y que ahora se han visto beneficiados por contratos federales.

Si todo lo anterior generó “molestia e indignación” en la sociedad mexicana, según lo interpretó Peña Nieto, el hundimiento de la economía nacional se lo atribuyó a la crisis financiera global que “ha generado desencanto, malestar social e incertidumbre”. En realidad, la crisis de derechos humanos y seguridad ha generado hartazgo y crecientes movilizaciones incluso internacionales, mientras que aquellos que desde afuera celebraron el retorno del PRI al poder, y a Peña Nieto como el instrumento para la apertura total de la economía mexicana a los intereses financieros globales, ahora lo ven como la personificación de la ineptitud.

Eso explica que la confianza empresarial se encuentre en su nivel más bajo, según la medición gubernamental de la percepción en el comercio y la industria de la construcción, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Tampoco es que los índices fueran muy altos (la calificación más alta había sido 58,9 puntos en la construcción), pero todos los rubros ahora apuntan a una percepción negativa para el presente y futuro de estos sectores.

El resto del largo discurso de Peña Nieto estuvo dedicado a la autocomplacencia, diseñado para el aplauso (25 veces fue interrumpido por la ovación de sus invitados, ausentes los dirigentes del PAN, el PRD y Morena, el nuevo partido del dos veces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador).

Por si las dudas, Peña Nieto quiso conjurar cualquier colapso futuro, como consecuencia de sus primeros tres años sin resultados satisfactorios para nadie, ni dentro ni fuera del país. Para ello, advirtió que las crisis invitan a buscar “salidas rápidas”, es decir, para él existe el “riesgo de creer que la intolerancia, la demagogia y el populismo son verdaderas soluciones”.

Para muchos, estas palabras dieron el banderazo de salida para la sucesión presidencial, que en el papel deberá ocurrir hasta 2018. El discurso de Peña Nieto coincidió con la renuncia del presidente de Guatemala, país en la frontera sur de México, y el inicio de su proceso penal por corrupción. Algo que, por ahora, no ocurrirá en México, pues el presidente y su secretario de Hacienda han sido exonerados por conflictos de interés por las residencias entregadas por sus constructores favoritos. El escándalo estalló por una investigación periodística sobre la mansión de la esposa de Peña Nieto, valuada en 7 millones de dólares. Coincidentemente, mientras Peña Nieto celebraba su fiesta particular de media gestión, el reportaje que lo puso contra las cuerdas recibía el Premio Nacional de Periodismo 2014.

Más allá de la autocomplacencia, el tercer informe de gobierno de Peña Nieto quedó simbolizado en una transmisión previa por Internet, en la que el presidente quiso mostrarse vistiendo la banda presidencial, símbolo republicano del Poder Ejecutivo de la nación.

El miércoles pasado, durante un streaming en vivo, a través de Periscope, Peña Nieto se atora al decir las líneas claramente ensayadas. Tomado en el despacho que nunca ocupa en Palacio Nacional, el video comienza por marear al espectador, con una imagen que se mueve descontroladamente. Cuando se estabiliza, el presidente cuenta que se prepara para “dar mi tercer informe de gobierno”, pero en realidad se alistaba para presentarse ante sus invitados. La toma vertical lo muestra parado frente al escritorio presidencial, sobre el que reposa la banda. Peña Nieto da la espalda al teléfono o la tableta que sirve de cámara mientras toma la banda que deberá portar cruzada al pecho, y da las gracias a su imaginaria audiencia “por acompañarnos”. Fuera del guión, intenta regresar la banda al mismo lugar de donde la tomó, en la orilla del escritorio. La suelta y gira, cuando nota de reojo que la banda resbala y va a caer al suelo.

Nadie podrá regatearle a Peña Nieto sus buenos reflejos: en una fracción de segundo tira un manotazo hacia atrás y alcanza a detener la banda antes de que llegue al suelo.

El video se convirtió en viral en cuestión de minutos, sin que la oficina de Peña Nieto pudiera evitarlo: Periscope permite transmitir video en vivo y lo conserva por 24 horas, al alcance de cualquiera. Convertido en un video meme, el traspié de Peña Nieto ejemplificó el verdadero estado de la nación, con un presidente que apenas logra evitar que se desplome.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-280879-2015-09-04.html

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

El “deber moral” de Cameron



Inmigrantes sirios en Budapest: Cameron quedó atrapado en su discurso de mano dura.
Imagen: EFE

Entre la espada y la pared, el primer ministro defendió la política seguida hasta el momento, pero buscó una salida a su postura intransigente señalando que “como padre se sintió terriblemente conmovido” por la imagen del niño sirio.

Por Marcelo Justo


Desde Londres

La foto del niño de tres años muerto en las playas de Turquía colmó el vaso. La política dura antiinmigratoria de David Cameron fue condenada por diputados de su propio Partido Conservador y una petición firmada por 160 mil personas instó a los parlamentarios a “incrementar el apoyo a los refugiados en el Reino Unido”. Entre la espada y la pared, el primer ministro defendió la política seguida hasta el momento, pero buscó una salida a su postura intransigente señalando que “como padre se sintió terriblemente conmovido” por la imagen del niño sirio. “El Reino Unido cumplirá con su deber moral”, dijo el primer ministro.

La realidad es que nadie sabe qué significa para el primer ministro este “deber moral” que parece cambiar de color a medida que se profundiza la crisis. Una cosa está clara. El tema se debatirá en el Parlamento la próxima semana, ya que lo exige la ley cuando una petición pública pasa el umbral de 100 mil firmas. En la práctica el debate ya está instalado en la clase política y la sociedad británicas.

Nadie pudo sustraerse a la foto del niño boca abajo inerte en la orilla, ni a la otra imagen del mismo niño en brazos de un guardacosta turco. Sin excepción todos los diarios –la mayoría de ellos con una postura duramente antiinmigratoria– mostraron en sus tapas las fotos con titulares que registraban la tragedia por primera vez con un tono humanitario.

La oposición, que venía reclamando un cambio de la postura oficial, pasó a la ofensiva acusando al gobierno de “insensibilidad”, “negligencia” o “inmoralidad”. Pero también diputados del mismo Partido Conservador exigieron una nueva política en una cadena de tweets. “El gobierno no debería avergonzarse por escuchar y cambiar de posición respondiendo a una crisis humanitaria”, señaló la ex presidenta del Partido Conservador Sayeeda Warsi. Otros diputados, como Tom Tugendhat, de Tonbridge, en Kent, sur del país, indicó que “muchos en mi distrito quieren hacer algo y yo estoy de acuerdo”. En este mismo sentido se manifestaron parlamentarios de zonas inglesas con cierta fama de racismo y xenofobia.

Las fotos convirtieron la frialdad numérica de las estadísticas en un dedo acusador. Según Eurostat, la oficina de estadísticas europeas, mientras Alemania recibió en 2014 a 40 mil refugiados, Suecia a 30 mil e Italia a 21 mil, el Reino Unido, sexta economía mundial, está entre los del medio para abajo con 10 mil. En el caso de los refugiados sirios, Alemania suministró una tercera parte de las 90 mil solicitudes de refugio del mundo desarrollado: el Reino Unido 200.

El cuestionamiento se extendió al mismo lenguaje usado a nivel mediático. En su página de Internet la BBC insinúa un principio de autocrítica con un recorrido por el diccionario de Oxford para definir tres términos normalmente confundidos en el debate: “migrant”, “refugee” y “asylum seeker” . “La palabra “migrant” es considerada un término más neutral, pero muchos han criticado a la BBC y otros medios por usar esta palabra que sugiere algo voluntario y que no debería aplicarse a gente que está huyendo de un peligro muy claro. La palabra “refugee” (refugiado) se refiere a una persona que tiene un temor bien fundado de persecución y que termina solicitando asilo”, señala la BBC.

Esta búsqueda del diccionario y sus definiciones muestra el grado de desorientación de una sociedad que se acostumbró en los últimos años a considerar a los inmigrantes como amenazas. En agosto el mismo David Cameron se refirió a los refugiados en la costa francesa de Calais como un “enjambre” de gente que quería entrar en el Reino Unido mientras que el canciller Phillipp Hammond habló de “grupos que merodean” las orillas británicas, como si se tratara de bandas delictivas.

La apelación de Cameron a su propia paternidad para explicar el impacto que le generó la foto puede ayudar a variar un poco la sensibilidad de una nación embotada por tantos años de mensaje aislacionista y antiinmigratorio. El problema es que los conservadores jugaron todas sus fichas a contrarrestar al xenófobo UKIP que les robó votos por derecha con Europa y el tema inmigratorio. Dar marcha atrás en su línea dura les resultará difícil, costoso y de incierto rédito político.

Al mismo tiempo, en el resto de Europa y en particular en Alemania, que suele simpatizar con la posición de Cameron en temas económicos, hay exasperación con la postura británica. “Cameron está perdiendo la buena voluntad que necesita para renegociar la situación del Reino Unido en la Unión Europea antes del referéndum sobre este tema. Y está comprometiendo su relación con países del Medio Oriente que están recibiendo millones de sirios”, señala el diario Financial Times.

Una variante que estaba considerando el gobierno de Cameron anoche ante esta doble presión nacional e internacional es ofrecer asilo a refugiados que se encuentran en países limítrofes con Siria. Esto le permitiría mantener la distinción que han hecho entre refugiados políticos e inmigrantes económicos. Los de Calais en Francia pertenecerían al segundo grupo y no serían acogidos. Es una lógica entre débil e insostenible –muchos de los que están en Calais son sirios– pero por el momento Cameron está buscando salir del callejón en que lo metió su propia retórica incendiaria.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-280872-2015-09-04.html

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Llegan nuevas pruebas sobre la masacre de Napalpí, Chaco



Gerardo Aranguren
El 19 de julio de 1924, unos 700 indígenas fueron cercados por la policía y el ejército en el Chaco: quienes no murieron baleados, fueron degollados
Fotos y cartas guardadas en Alemania desde principios del siglo pasado aportan nuevas pruebas sobre la mayor masacre indígena [en una sola vez] del país: la matanza de Napalpí, en Chaco, en 1924. Los documentos fueron descubiertos a más de 91 años de la brutal represión desatada por un centenar de policías y civiles que asesinó a más de 400 personas de los pueblos tobas y mocovíes para disciplinar un reclamo por mejores salarios y derechos laborales.

Hace poco más de un año, la masacre comenzó a ser investigada por la Unidad Fiscal de Derechos Humanos de Resistencia con la expectativa de llegar a un juicio por la verdad, ya que los posibles responsables materiales y políticos del hecho ya han muerto.

A partir de documentación inédita que vio la luz pública después de casi un siglo, la antropóloga argentina Lena Dávila, becaria doctoral de CONICET, comprobó que la represión continuó durante varios meses después de la matanza y que tuvo como blanco a quienes había logrado escapar a la balacera del 19 de julio. Los sobrevivientes de la masacre fueron perseguidos con la intención de aniquilar a los posibles testigos y así garantizarse impunidad.

A pesar de la distancia con los hechos, esta documentación permite entender el contexto en el que se cometieron esos delitos, los intentos de encubrimiento de las autoridades provinciales y policiales, así como el rol de la prensa.

La investigadora se encontró con estas pruebas durante sus trabajos en el Instituto Ibero-Americano de Berlín sobre el antropólogo alemán Robert Lehmann-Nitsche (1872-1938), quien residió en Argentina por casi 30 años. En junio de 1924, el científico alemán había viajado a la Reducción de Napalpí como parte de una investigación, sin embargo siempre negó públicamente haber presenciado la masacre. A partir de fotos y cartas entre Lehmann-Nitsche y su colega argentino Enrique Lynch Arribálzaga, Dávila pudo demostrar que no sólo fue testigo de esos hechos sino que además eligió callar por miedo a las represalias contra él y Lynch Arribálzaga, quien había sido director de la reserva indígena y permanecía en Chaco.

"Me había preguntado por su silencio en Napalpí. Él había hablado a favor de las reservas y los pueblos indígenas, pero cuando tuvo una verdadera oportunidad para defenderlos no lo hizo. Para muchos de los que veníamos tratando el tema, era obvio que había visto lo que había sucedido en la reserva", comentó Dávila.

El primer hallazgo fue de dos fotografías de Lehmann-Nitsche, una en la reducción y otra frente al avión utilizado para reconocer el campamento indígena antes del ataque. En la foto también figuran militares y civiles que participaron de la matanza. En sí, esas dos imágenes son suficientes para demostrar que el antropólogo estuvo en Napalpí en esos días en la reducción pero además, la antropóloga encontró correspondencia del argentino Lynch Arribálzaga con el alemán en la que se daba a entender su conocimiento de los hechos, así como el temor a que fueran perseguidos por la policía chaqueña y el entonces gobernador de la provincia, Fernando Centeno, quien había ordenado el ataque [a petición de la burguesía de la capital chaqueña, eufemísticamente llamada Resistencia -por la supuesta resistencia de los inmigrantes blancos contra los ataques de los indios-, cuando todo demuestra que fue exactamente al revés].

"Ya había visto Ud. la forma franca y sensacional como han sido revelados al Congreso los sucesos de Napalpí de que fue Ud. testigo", le dice Lynch Arribálzaga en relación a la investigación que había iniciado el diputado nacional socialista Francisco Pérez Leirós. El antropólogo argentino residía en Chaco y tenía miedo de la represalia policial luego de que su nombre surgiera en la investigación del Congreso. El objetivo de la citación era buscar quién había filtrado la información de la masacre y "descubrir una o más víctimas en quienes vengarse". Por esa razón, le confiesa en la carta que debió contar que la fuente era el propio Lehmann-Nitsche, quien ya se encontraba en Buenos Aires "fuera del alcance del machete policial chaqueño" y dispuesto a declarar sobre las "atrocidades cometidas contra los indios". "Se lo prevengo por consiguiente, para que estén prevenidos, por si llegan a molestarlos, interrogándolos por intermedio de esa policía, en cuyo caso creo que Uds. deben ser lo más parcos de palabras que puedan y, sobre todo, procuren evitar el dar el nombre de ningún residente en el territorio que haya colaborado en la pesquisa, para no exponerlo a persecuciones. Por fortuna Uds. se hallan lejos, repito", insistió.

Diez días más tarde, advertido por su colega argentino, Lehmann-Nitsche negó conocer lo que sucedió en la masacre al ser interrogado por carta por Centeno. "Contestando las preguntas del Sr. Gobernador con respecto a que si yo podía afirmar que he presenciado el encuentro de los indígenas con la policía durante mi permanencia en Napalpí en el mes de julio del corriente año, como así también que yo luego proporcionara datos o pruebas que revelen excesos cometidos por la policía en las personas de los indígenas me es grato manifestar que no he presenciado esos hechos ni sumado datos o pruebas que con ellos se relacionen", se retractó el investigador. Días después, el alemán realizaría gestiones para evitar represalias contra Lynch, quien le agradeció la intención: "Lo deseable es que no sólo yo goce de este privilegio, sino todos los habitantes de esta parte del país, y esto no se alcanzará mientras se mantengan malos funcionarios como agentes de gobierno. Por fortuna el asunto de la investigación no está muerto".

Al momento de ese intercambio de correspondencia, los testigos y sobrevivientes de la matanza indígena eran perseguidos y asesinados. El resto de hombres de la reducción, los que debían seguir aportando la mano de obra a los ingenios y algodonales, recibieron una cinta blanca en el brazo para evitar la represalia.

"La fuerza de haber encontrado las cartas y las fotos no sólo pone fin a ese debate sobre si Lehmann-Nitsche sabía o no, sino que comprueba que la represión continuó durante muchos meses e incluso siendo aniquilamiento, porque fueron a buscar a quienes habían escapado.
Muestra la desigualdad que vivían los pueblos originarios y la desprotección", analizó Dávila y señaló que el temor de los dos antropólogos es una medida de la violencia en la que se vivía: "Si alguien de clase media alta, con contacto en Buenos Aires y fuera del país vivía con miedo, qué le quedaba a personas que ni siquiera eran consideradas ciudadanas, que no tenían los mismos derechos, como los pueblos originarios".

La masacre

Los hechos ocurrieron el 19 de julio de 1924, cuando una grupo de policías, gendarmes, militares y colonos de la zona enviados por el gobernador de Chaco, Fernando Centeno, reprimió a los tiros una protesta de las comunidades indígenas.

El reclamo era por mejores condiciones laborales ya que la provincia les impedía a los miembros de la reducción trabajar fuera del territorio, donde conseguían salarios más altos, y había quitado del 15% de lo que ganaban en las cosechas de algodón a fin para costear los elementos de trabajo. Eso desató el reclamo de la suspensión de ambas medidas. En las protestas se produjeron ataques a los campos de algodón y robo de ganado, pero no hubo violencia. Pero la concentración de indígenas disparó los prejuicios de las élites justificados a través de los diarios.

La justicia

Casi un siglo después de los hechos, la masacre comenzó a revisarse.

Mientras los juicios por los crímenes de la dictadura eran juzgados, las comunidades indígenas de Chaco se preguntaban por qué seguían impunes los hechos de Napalpí. La respuesta se produjo el año pasado con una investigación iniciada por la fiscalía federal de Resistencia que logró recabar el testimonio del único sobreviviente de la matanza que permanece con vida, Pedro Balquinta, de 107 años y el expediente judicial de la época, en el que la justicia local encubrió el hecho.

"El Estado argentino todavía tiene grandes deudas con los pueblos originarios. Se ha avanzado mucho con los juicios en el campo de los derechos humanos pero sobre los pueblos originarios esa reparación histórica es un camino que falta recorrer [entre otros motivos porque afecta directamente a las grandes fortunas de ayer y de hoy]. Sería una gran noticia que esto llegara a juicio y se pudiera juzgar como crimen de lesa humanidad y mostrar que, pese a que la historia oficial intentó borrarlo, siguen perdurando en la memoria y en los propios relatos de los miembros de estos pueblos. Forman parte de su historia, de nuestra historia, de cómo se construyeron los Estados en Latinoamérica", manifestó Dávila.

El rol de los medios

"Había habido conflictos con algunos criollos, con la policía. Pensar que ningún indígena se sobrepasaba es ir al otro extremo. Había mucha desigualdad de fuerzas. Los medios tendieron a aumentar la tensión en la zona. Los diarios reproducían una idea de malón o revuelta, de peligro para los criollos que vivían en los alrededores", analizó la antropóloga.

El diario 'La Nación' advertía de supuestos alzamientos indígenas a los que mencionaba como "malones" y describía "la situación de desamparo en que se encuentran aquellos lugares de donde se han visto obligados a huir para poner a salvo sus vidas ante las amenazas constantes de los malones de salvajes y la absoluta falta de medios eficaces para defenderse". Días después de la masacre, el diario centenario minimizó y justificó la matanza al sostener que "las fuerzas policiales se tuvieron que limitar a incendiar la toldería y a dejar a unos cuantos muertos en el lugar del suceso".

Tanto 'La Nación' como el diario 'La Voz del Chaco' se limitaron a reproducir la versión oficial señalada por el gobierno de Chaco: que se había tratado de luchas entre Tobas y Mocovíes y que sólo habían muerto cuatro personas en manos de la policía. "No sería posible responsabilizar a la policía por la muerte de los asaltantes mencionados, pues bien podría ser el resultado de una venganza ejecutada por los indios tobas recluidos desde hace tiempo como rehenes por los mocovíes, y que en la huída al restituir su libertad, hubieran cometido tales venganzas, dado el antagonismo que existe entre ambas tribus", sostenía el diario de la oligarquía terrateniente.

Las reducciones indígenas

En 1911, tras una campaña militar sobre el Chaco, se creó la reserva indígena de Napalpí para "acostumbrarlos a la vida sedentaria del agricultor", según su primer director, Lynch Arribálzaga.

En ese momento, explicó Dávila, las alternativas estaban entre el exterminio o la asimilación. "En 1880 la opción fue el exterminio en el sur y en el norte el disciplinamiento porque se requería mano de obra para la expansión de ingenios y algodonales. La opción del respeto de la diversidad cultural no existía. El tema volvía una y otra vez como problema indígena. En 1910 Lehmann-Nitsche propone que en Argentina se crearan reservas al estilo de EEUU, donde supuestamente pudieran vivir a su manera y que pudieran trabajar en los ingenios y el obraje, dos cosas que no tenían nada que ver con sus medios de vida y que eran de tremenda explotación", detalló.

"En la reducción había una escuela de la que participaban los niños. La educación era una de las claves, la otra era el trabajo. Buscaba volverse el modelo a seguir y contribuir a la transformación de los indígenas, para que abandonaran sus prácticas y se volvieran 'ciudadanos'. El respeto por su tradición no era una opción y tampoco habían desaparecido (como sostenía el antropólogo argentino Juan Bautista Ambrosetti, 'por la codicia del blanco, el alcohol, las enfermedades de los blancos...') La alternativa era incorporarlo", agregó la antropóloga.

________________

Artículos relacionados:

x Darío Aranda
Tiene 107 años, sobrevivió a dos masacres y declaró en la Justicia, por Milva Benítez. Infojus. [Enlace].

Infonews




http://www.lahaine.org/mundo.php/llegan-nuevas-pruebas-sobre-la

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Bolivia destinará más de 1.600 millones de dólares para fortalecer la salud pública




Un total de 1.624 millones de dólares invertirá el Estado Plurinacional de Bolivia para fortalecer el sector salud en la nación suramericana, indicó este miércoles el presidente del país, Evo Morales.

Esta suma será distribuida en la construcción de 31 hospitales de segundo nivel, 11 establecimientos de tercer nivel, así como cuatro institutos especializados, obras que culminarán su ejecución en el 2017.

“Tenemos un gran programa en temas de salud al margen de lo que hicimos hasta ahora, ya dentro del plan 2025 de la Agenda Patriótica nos hemos planteado en temas de salud así como en muchos rubros un trabajo con los movimientos, con las alcaldías y gobernaciones”, expresó Evo Morales este miércoles, citado por la Agencia de Información Boliviana (ABI).

El Mandatario boliviano señaló que los 31 hospitales de segundo nivel se construirán en toda la nación. Estos centros de salud estarán distribuidos en el departamento de Beni, en el que se invertirá un total de 15 millones de dólares para el sector de Ribaralta, mientras que para el departamento de Cochabamba, se le hizo entrega de más de 15 millones de dólares para la construcción de hospitales de segundo nivel en los sectores Capinota, Ivirfarzama, Quillacollo y Sacaba.

Igualmente, se invertirán 13,7 millones de dólares al departamento de Chuquisaca, así como a Potosí se hizo la entrega de 14 millones de dólares. Además, se edificarán tres hospitales de segundo nivel en el municipio La Paz, que contarán con una inversión de 15 millones de dólares para cada uno.

“En total quiero decirles que en hospitales de segundo nivel hasta el 2017 se invertirá 415 millones de dólares”, destacó el mandatario boliviano.

En referencia a los hospitales de tercer nivel, Morales enfatizó que se contará con un total de 609 millones de dólares para la construcción de centros de este tipo, mientras que un total de 600 millones de dólares para dos centros de especialización.

Los centros de especialización de cuarto nivel serán levantados en Cochabamba y en La Paz. En Cochabamba se invertirá un total de 131 millones de dólares para la construcción del Instituto Oncológico; mientras que en La Paz, se construirá un Gastroenterológico, que contará con una inversión de 242 millones de dólares, refiere la nota.

El presidente Morales manifestó que la construcción de estos centros de salud se construirán para atender a las necesidades de la población boliviana.






AVN




http://www.librered.net/?p=40335

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Los prisioneros políticos y el Proceso de Paz




A tres años de iniciado el proceso de paz en la Habana-Cuba, es justo preguntarnos sobre el papel que hemos jugado los prisioneros políticos en tan importante momento de la historia nacional. Y es precisamente, debido a un papel un poco reservado, quien nos avoca a plantear algunas precisiones: 


De parte del establecimiento; se nos ha desconocido como actores políticos. La tesis oficial de la época uribista, de la inexistencia de un conflicto armado interno; sino de una “amenaza terrorista” ha permanecido invariable, pese al reconocimiento tácito de interlocutor político valido que propicia el proceso. Respecto a nuestra existencia como Prisioneros Políticos se nos exhibe como delincuentes comunes, y en los estrados judiciales se polemiza si los “delitos” que cometemos son propios de la naturaleza del alzamiento armado irregular, y si pueden o no ser factibles de un tratamiento benigno en cualquier mecanismo jurídico que facilite el fin del conflicto armado.

Entonces, desde la parte gubernamental en contienda, se nos ignora e invisibiliza. El calificativo de Prisionero Político solo tiene cabida en el lenguaje de las democracias burguesas para abrigar a golpistas y conspiradores de derecha en los países que han optado por construir democracias populares. Pese a precisiones jurídicas como la del 29 de Abril de 2015 del Consejo de Estado, de claridad meridiana sobre la aplicación del DIH en el caso Colombiano y la naturaleza de las FARC-EP como Ejército Revolucionario, cuyas acciones se enmarcan dentro de las leyes de la guerra, independientemente de que algunas acciones puedan encuadrarse dentro de las definiciones semánticas del termino siempre abstracto de terrorismo; en ningún momento, los combatientes revolucionarios pueden ser descalificados como simples terroristas. Tal vez en esta línea semántica quiere hoy ponerse el presidente Santos al referirse al “Desescalamiento del Lenguaje”. No obstante, no podemos desconocer que un importante aspecto de la confrontación es la lucha ideológica; y de que la realidad, por muy tozuda que sea, no logra evitar ser escamoteada por el manejo mediático de los medios de comunicación al servicio de los intereses de clase; y en especial de quienes insisten en el despeñadero de la guerra civil con la cual han acumulado ingentes riquezas; y de intelectuales orgánicos del establecimiento empeñados en elaborar tesis y propiciar falacias que aticen los odios de la confrontación y la guerra. Bástese ver el lenguaje de un Sergio Fajardo para referirse a la insurgencia; es lo propio de un intelectualoide que no dudo en aliarse con el paramilitarismo de Don Berna para manejar hace algunos años la ciudad de Medellín.

Ese desconocimiento de los Prisioneros Políticos, desde la contraparte, explican la continuidad al trato que nos han dado en las prisiones, y que no ha variado en estos 3 años del proceso de paz.

Ahora bien, respecto a nuestras propias fuerzas, ha sido significativo en los últimos tiempos, el esfuerzo por potencializar y organizar los dispersos colectivos de prisioneros políticos, poniendo fin a varios años de asistencia deficiente. Respecto a la participación en el proceso de paz por parte nuestra, se presentan dos momentos: el primero en el punto sobre víctimas, y el segundo en la búsqueda de mecanismos de “Justicia” para poner fin al conflicto armado.

Respecto al punto de víctimas; fue importante la precisión que alcanzamos con el aporte de la Fundación Lazos de Dignidad; al declarar y demostrar nuestro carácter de ser victimizados tres veces:

Uno; al vernos impelidos a empuñar las armas contra un régimen que diseño desde el poder un plan de exterminio de la oposición política y de todas las formas de resistencia desde las clases oprimidas. Dos; de la justicia, convertida en mera vindicta para perseguir y castigar a quienes disentimos; aplicando un derecho de enemigo, criminalizando la protesta social, recurriendo a montajes y falsos positivos judiciales, con un cartel de sapos y testigos desmovilizados y resentidos en busca de beneficios personales, degradando todas las conquistas de la humanidad en cuanto concepción y aplicación de un derecho garantista; y Tres; del régimen de prisiones, donde los Prisioneros Políticos somos sometidos a todo tipo de violación de nuestros derechos fundamentales, a tortura física y psicológica; a tratos crueles, inhumanos y degradantes; a la segregación, estigmatización y aislamiento de nuestro entorno familiar y social; aplicándonos penas de destierro y de cadena perpetua; condenados a morir lentamente por enfermedades mal atendidas y heridas de guerra mal tratadas; o cuando no; en manos de sicarios pagos por la institución para atentar contra nuestra integridad física.

La visibilización de nuestra problemática, se vio bloqueada, cuando al delegado Tulio Murillo ante la Mesa de la Habana por los Prisioneros Políticos se le coarto su participación, reduciéndola a un video grabado en prisión y editado ante los medios.

El segundo momento, hace referencia a la polémica nacional en torno al cese bilateral y definitivo del fuego, el desescalamiento del conflicto y los acuerdos. Discusión sobre la cual hacemos las siguientes consideraciones:

Es una falacia que se venda al pueblo colombiano un supuesto fin del conflicto y el inicio del posconflicto; decimos con Estanislao Zuleta que “afortunadamente no existen esos paraísos sin riesgos, sin lucha, sin búsqueda de superación y sin muerte”.

El conflicto es algo propio e inherente al género humano, no buscamos el fin del conflicto, sino que los conflictos sean resueltos no por la violencia y el aplastamiento del adversario, sino por la vía incruenta; política.

En lo concerniente a la vía jurídica, se nos quiere confundir con un reduccionismo de la política al derecho; exaltando lo jurídico a máxima premisa de leyes eternas e inmodificables, actuando por encima del cuerpo social. La pretensión es argumentar que la solución política está inexorablemente amarrada al sometimiento a las leyes del “Vencedor”; que el sagrado derecho de los pueblos a revelarse contra un régimen criminal debe doblegarse a un mal entendido Estado Social de Derecho. Por ello, se erigen dos filones en la contienda; de parte nuestra la propuesta de una amnistía y un indulto amplio e incondicionado, y de parte del Estado oligárquico la puesta en práctica de un modelo de “justicia Transicional”, reviviscencia de la ley de justicia y paz, con la cual las clases dominantes cobijaron con la impunidad su desvergüenza paramilitar; y al mismo tiempo remedo tropical de la justicia restaurativa, presentada como lo más avanzado del derecho en las últimas décadas.

Convenimos, que en cualquier “mecanismo”, debe partir del acuerdo de las partes y no de la imposición del Estado, pretendiendo un triunfo militar y la aceptación de su argumentación, lógica y racionalidad capitalista. De otro lado, el derecho de los pueblos a la rebelión, son una conquista de la humanidad, así como lo fue el derecho y en particular los derechos fundamentales y esto no puede ser borrado de un plumazo en una particular coyuntura histórica.

Hasta aquí, hemos abordado cuestiones respecto a nuestra situación en el actual proceso de paz. Esto no agota nuestro quehacer político, más que en nuestro papel en una coyuntura como la actual, los Prisioneros Políticos nos identificamos dentro de las luchas de resistencia de nuestro pueblo contra la opresión y por la construcción de nuestra segunda independencia y ello es un trabajo más permanente que no culmina con un acuerdo en la mesa.

En tal sentido, hemos impulsado nuestro quehacer político en dos direcciones: lo organizativo, impulsando la construcción del movimiento nacional carcelario y en lo político la constituyente carcelaria como contribución a una asamblea nacional constituyente que siente las bases del nuevo país.

Consideramos que dichas propuestas son complementarias, alejadas de afanes protagonisticos o de estar a la moda con corrientes constitucionalistas. Surgen del análisis de condiciones concretas en la coyuntura actual y rompen con la tendencia a ver al Prisionero Político como un simple receptor de solidaridad, colocándonos en nuestra verdadera razón de ser, actores de transformación y construcción revolucionaria.




Colectivo Benkos Biohó. Penitenciaria La Tramacúa. Valledupar, Cesar




http://www.rebelion.org/noticia.php?id=202880

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

"Hace falta mucha valentía en los Ayuntamientos para parar los desahucios"



Entrevista a Irene Escorihuela, Directora del Observatori DESC con sede en Barcelona

Nueva Tribuna

Escorihuela se muestra convencida de que el Gobierno de Ada Colau será pionero en muchas políticas de ámbito social

Irene Escorihuela (Barcelona, 1988) es politóloga y jurista, especializada en derechos humanos. Desde 2012 forma parte del equipo jurídico del Observatori DESC con sede en Barcelona y a comienzos del pasado mes de julio fue nombrada directora del mismo. Ha trabajado en la Asamblea Nacional del Ecuador y en diferentes proyectos latinoamericanos. Entre sus principales ámbitos de intervención destaca el derecho a la vivienda y está vinculada a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

Cazarabet | ¿Qué es lo que te movió a formar parte tan activa de la PAH? ¿Es así, más o menos, cómo te fuiste integrando en el Observatorio DESC o es más bien al contrario?

Irene Escorihuela| Fue a la inversa. Yo hace más de 3 años que colaboraba con el Observatorio, especialmente en derecho a la vivienda. Desde siempre hemos trabajado conjuntamente en algunas campañas con la PAH, pero no me había implicado activamente. A partir de febrero me encargué de hacer un apoyo jurídico más específico, y empecé a participar mucho más en el día a día.

¿Qué trabajo específico has desarrollado en esta plataforma que lucha contra los desahucios?

Los activistas de la PAH tienen un conocimiento acumulado y una inteligencia colectiva, como le llamamos, inmensa. Pero a veces en cuestiones más técnicas o jurídicas está bien tener el apoyo legal específico, y esa era mi tarea. Redactar documentos útiles para ser usados ante el juzgado o el banco con el sello de la PAH, ayudar en el asesoramiento colectivo de las asambleas de bienvenida, adaptar leyes o "traducir" nuevas medidas de los gobiernos, o ayudar en la parte jurídica de la ILP catalana que acabamos de aprobar.

¿Cómo es el día a día en la lucha contra los desahucios?

Es muy duro y muy exigente. Hay que lidiar con las emociones y saber tener temple para pensar las mejores estrategias. Además, hay casos tan distintos que es complicado tener una visión global. Pero es increíble cómo se organiza la gente y la alta participación en las acciones, las asambleas... En PAH Barcelona, los lunes hay asamblea de bienvenida, donde se da la bienvenida a las personas que vienen por primera vez a la PAH y explican su problemática. Se presenta qué es la PAH y sus distintas comisiones, y luego se trata de resolver dudas de forma colectiva, aprovechando las experiencias mutuas. Los martes hay reunión de coordinación y acciones colectivas, donde se deciden estrategias, acciones y participación en actividades. También hay coordinación a nivel catalán y estatal.

Desde que en muchos municipios y ciudades, de mayor o menor tamaño, se ha llegado con gobiernos de la Unidad Popular a tener los gobiernos de las alcaldías parece que la gente ha recobrado la esperanza y, en concreto, el tema de los desahucios es uno de ellos. ¿Cómo lo ves?

Desde la alcaldía está claro que se pueden hacer muchas políticas públicas interesantes, sobre todo en lo que respecta a la movilización de pisos vacíos y de realojo, pero la legislación estatal es la que es. Si bien es cierto que hay margen de maniobra, sigue siendo necesario el movimiento social que reclame la solución para los casos y se movilice por el derecho a la vivienda.

Los Ayuntamientos, en realidad, ¿qué es lo que verdaderamente pueden hacer para parar los desahucios? ¿Qué líneas rojas pueden pisar y cuáles no?

Hace falta valentía. Un gran ejemplo es el de Terrassa, que por medio de multas a los bancos con pisos vacíos ha conseguido poner en alquiler varios de ellos. El realojo y la disponibilidad de un parque público de viviendas para alquiler social es un tema clave donde pueden tener incidencia los ayuntamientos. Luego están las competencias autonómicas, que son muchas (competencia exclusiva en materia de vivienda) y el tema hipotecario, procesal y de planificación económica, que pertenece al gobierno central. Ahí es más complicado incidir.

¿Qué te ha aportado en este trabajo tu experiencia en América Latina?

Mi experiencia en América Latina me ha ayudado a entender otra forma de gestionar la vida, otra forma de actuar. Es sumamente enriquecedor conocer el pasado y presente de países andinos como Perú, Ecuador o Bolivia, pero todavía lo es más intentar percibir el futuro. En el contexto de las nuevas democracias latinoamericanas, los gobiernos progresistas liderados por Chávez, Evo o Correa son un punto de inflexión en el panorama político de la región, y también para el resto del mundo. Yo he trabajado en el ámbito de los derechos humanos, conociendo las dinámicas migratorias y el tráfico de personas desde la perspectiva del sur. Por otro lado, en Ecuador tuve la oportunidad de profundizar en la democracia participativa y la gestión del poder legislativo desde dentro. Más allá de prácticas o experiencias concretas que poder aplicar aquí, me llevo la dificultad de gestionar el poder y las contradicciones que tenemos que afrontar si realmente se quiere ganar la institución y el país.

¿Qué crees que debemos de aprender de América Latina? Aunque todavía muchos miran a esa tierra y a sus pueblos como “por encima del hombro”..., ¿qué nos puedes comentar?

Limitaciones y desafíos. La humildad con que se ha levantado América Latina tras la colonia, y el actual renacer democrático ha devuelto la "ciudadanía" a muchas personas que por el hecho de ser indígenas o campesinos se veían apartados de cualquier tipo de decisión o política. Como decía, es importante aprender que aunque se llegue al gobierno, no se puede dejar de lado la sociedad organizada, los movimientos sociales, los barrios, porque al final son quienes defienden los proyectos políticos. Sin poder popular que dé fuerza al poder institucional, las iniciativas electorales pierden fuerza y se debilitan. Sin embargo, los gobiernos que comentaba han sabido plantarse ante multinacionales, oligarcas y gobiernos poderosos, y eso es de gran valor en un momento en que la socialdemocracia europea se ha afligido ante los mercados y la troika.

¿Qué parte de responsabilidad tienen los bancos en los desahucios?

Los bancos sin duda han sido los grandes beneficiados de la crisis. A pesar de su mala praxis y estafa a gran escala con las hipotecas, su rescate con dinero público sin ninguna contraprestación social ha sido asumida con total naturalidad por los gobiernos. La connivencia del poder político con el financiero y bancario, las puertas giratorias entre cargos públicos y consejos asesores han sido una realidad cotidiana en este país. Ahora, fondos buitre se apoderan de pisos para seguir con la especulación que liquide el derecho a la vivienda para convertirlo en una mercancía cara y escasa.

En este mundo amordazado por un feroz capitalismo y un neoliberalismo que corrompe los derechos humanos, uno de esos derechos, el de poder tener derecho a una vivienda digna, se desvaneció, y con ello, o junto a ello, muchos otros derechos humanos, por no decirte toda la Carta de Derechos Humanos, pero vemos que hay mucha parte de la sociedad muy aferrada todavía a ciertos “parámetros" que “beben” mucho del sistema…

El discurso de los derechos humanos tiene que calar todavía más entre la sociedad y los poderes públicos. El enfoque de derechos es necesario en cualquier política pública, y sin embargo se tiende a sectorizar y compartimentar las temáticas para evitar una visión global y multidisciplinar que incorpore los derechos humanos.

Desde movimientos como el 15M la sociedad ha empeado a tomar otro camino: la gente está más informada, toma más conciencia de sus problemas y de los problemas en general y reflexiona con todo ello por una sociedad mejor, sale a la calle, protesta. Esto ha motivado que nuevas formaciones políticas se hayan convertido en dolorosas espinas para un bipartidismo que envolvía a una sociedad como adormilada. ¿Qué nos puedes comentar?

Sí, desde luego ha habido un antes y un después del 15-M, al menos en Barcelona. En concreto, Barcelona es una ciudad muy politizada con proyectos muy potentes de contrapoder. Ejemplo de ello es la red de economía social y solidaria a nivel de Catalunya (XES), proyectos autogestionados o comunitarios, el auge del cooperativismo, ateneos, sindicatos alternativos... El tema electoral es otra historia, y aquí ha generado ilusión pero al mismo tiempo reticencias. Cuando de un mismo espacio político o similar nacen varios proyectos electorales, muchos activistas que acostumbraban a luchar codo a codo se han visto en barcos distintos. El salto a la competencia electoral nunca es fácil.

Explícanos, ¿qué es el “Observatorio DESC” entidad con la que ahora desarrollas casi totalmente gran parte de tu trabajo?

El Observatorio es una entidad de derechos humanos. Trabajamos especialmente los derechos sociales (derecho a la alimentación, a la vivienda, al trabajo, a la educación...). Hemos colaborado mucho con la PAH desde su nacimiento. Hacemos cursos y formaciones, litigio estratégico, incidencia política por vía de informes y publicaciones.

¿Cuáles son tus principales tareas en este Observatorio? Estos días se está hablando mucho del tema de Grecia. ¿Qué le está pasando a Europa, me refiero a los países y a los intereses que mandan en ella, para ser tan insensibles con Grecia y su pueblo?

Como he dicho, llevaba tres años participando en el Observatorio. Desde el mes de julio he asumido la dirección, y voy a tener que asumir tareas más de coordinación. Respecto Grecia, es sin duda un ataque al pueblo griego, que ha luchado y defendido sus derechos a capa y espada. Finalmente nos damos cuenta del gran poder económico y financiero y la dificultad de defender la ciudadanía a pesar de tener el poder político.

Aunque otros gobiernos como el de Rajoy no les van a la zaga, ¿por qué crees que pasa esto?

Cada partido tiene sus intereses y responde a unas lógicas de clase. Defender el neoliberalismo y la austeridad ha sido una tarea muy bien cumplida por muchos partidos de derecha europeos, y algunos de centro-izquierda también.

Volvamos un poco más a casa: tu eres una persona concienciada, activista desde la calle, que conoce los problemas cotidianos de la gente y que, de alguna manera, toma el pulso diariamente a lo que va desmembrando más a una sociedad que se rompe en igualdades, en dignidades, en efectos colaterales trágicos. Eres militante de la CUP -Candidatura d´Unitat Popular- en el barrio de Sants. Desde este punto de vista (el de formar parte de un grupo político bastante “joven”), ¿qué pueden aportar estas “nuevas maneras y miradas” de hacer política a la lucha contra los desahucios y los derechos sociales y culturales de los ciudadanos?

La forma de hacer política desde abajo, implantado en las luchas sociales, en los barrios y los pueblos, es lo que da la fuerza a una candidatura como la CUP. Sabemos que es difícil ganar las instituciones sin tener un apoyo popular movilizado fuera, y que una vez se llegue a ellas no es la panacea, sino que muchas soluciones a problemas cotidianos vendrán antes gracias a la lucha en la calle que a políticas públicas o leyes desde el gobierno. El apoyo a proyectos como el Observatorio DESC es la confianza en el contrapoder, en los observatorios ciudadanos y los movimientos sociales como parte imprescindible de una sociedad democrática.

¿Qué opinión como ciudadana te merece la labor del nuevo equipo de gobierno en Barcelona? Según nos consta buena parte de esa equipo, incluida la nueva alcaldesa Ada Colau, estaban muy vinculados al Observatorio DESC.

Así es, Ada Colau, Gerardo Pisarello o Jaume Asens han sido pilares del Observatorio DESC. Su llegada al ayuntamiento ha propiciado sin duda cambios a corto plazo, pero los resultados se verán con el largo plazo. La enorme dificultad de gestionar una ciudad como Barcelona es un reto envidiable para personas que hasta el momento eran activistas sociales. Sin embargo, la ilusión que han generado y la nueva forma de acercar la política a la ciudadanía y democratizar el poder, es ya un gran paso que se está haciendo desde el Ayuntamiento. Estoy segura que serán pioneros en muchas políticas en materias sociales.





http://www.rebelion.org/noticia.php?id=202892

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Trece millones niños sin escuela en Oriente Próximo y el norte de África



Agencias

Más de 13 millones de niños no asisten más a las escuelas de Medio Oriente y el norte de Africa por la intensificación de los conflictos y el enfrentamiento político, alertó Unicef en su informe "Educación bajo fuego".

El documento pone el acento en el impacto que tienen las violencias sobre los estudiantes y el sistema escolar en nueve países (Siria, Irak, el Líbano, Jordania, Turquía, Yemen, Libia, Sudán, Palestina), que directa o indirectamente se ven afectados por los enfrentamientos.

En Siria, Irak, Yemen y Libia 9.000 escuelas están fuera de uso.

Los ataques a las escuelas y a las infraestructuras escolares, a veces intencionales, están entre los motivos principales de la no asistencia de los niños a la escuela, precisó Unicef.

Otros factores son el temor de los docentes, que los lleva a abandonar su puesto de trabajo, o que impulsa a los padres a no enviar a sus hijos a la escuela.

En Jordania, el Líbano y Turquía más de 700.000 niños refugiados sirios no pueden ir a la escuela porque las infraestructuras escolares nacionales están superpobladas.

"El impacto destructivo del conflicto repercute en los derechos de los niños en toda la región", declaró Peter Salama, director regional de Unicef para Medio Oriente y el norte de Africa.

"Los daños no son sólo los físicos en las escuelas, sino también los sufrimientos experimentados por toda una generación de estudiantes que ven quebrados sus esperanzas y su futuro", agregó.


http://www.rebelion.org/noticia.php?id=202887

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Del Chaco a Madagascar, los bosques tropicales en peligro



La Nación

Del Gran Chaco a Madagascar, pasando por África Occidental y Camboya, las observaciones satelitales pusieron en evidencia la rápida regresión de los bosques tropicales en todo el mundo.

El año pasado el mundo perdió unos 18 millones de hectáreas de bosques –equivalentes por ejemplo a la superficie total de Uruguay–, más de la mitad en los trópicos, informó este miércoles el World Resources Institute (WRI) de Estados Unidos.


Paraguay está entre los países con mayor pérdida de bosques, según WRI.

Se trata de una doble mala noticia para la lucha contra el cambio climático, ya que la destrucción de los bosques ricos en carbono libera gases con efecto de invernadero y elimina uno de los pulmones de la Tierra capaces de retener CO2.

Aunque Brasil y en menor medida Indonesia, los dos países con mayor cobertura boscosa tropical, disminuyeron el ritmo de su deforestación, la reducción de árboles se aceleró en otras regiones ecuatoriales, reveló la unidad de investigación con sede en Washington.

Su informe se publicó en momentos en que representantes de 195 países se encuentran negociando en Bonn (Alemania) para allanar el camino a un acuerdo global en diciembre que permita luchar contra el efecto invernadero y el cambio climático que genera.

“El análisis identifica un incremento realmente alarmante en la deforestación en lugares previamente observados”, explicó Nigel Sizer, director del programa de floresta global de WRI.

Los bosques tropicales están siendo arrasados para liberar superficies destinadas a cultivos extensivos o a la cría de ganado.


El Chaco y la pérdida de bosques en 2014.

Bajo el ojo del satélite

En zonas del Gran Chaco que abarcan Argentina, Paraguay y Bolivia, las plantaciones de soja y las explotaciones ganaderas están desplazando a la floresta virgen, que además es hábitat de numerosas especies animales y vegetales.

Ningún cambio escapa al ojo del satélite. Con una pérdida del 8,1% de su superficie boscosa entre 2001 y 2014, Uruguay figura entre los países con mayor deforestación registrada en ese período.

Sin embargo, el estudio aclara que tratándose de un país con una importante industria pastera, en Uruguay la observación satelital coincide sin duda “con árboles talados en el ciclo de las cosechas y no por eliminación de bosques naturales”.

En Camboya y otras partes de la cuenca del Mekong, la deforestación se ha acelerado desde 2001 a una velocidad cinco veces superior, por lo general favoreciendo plantaciones de caucho.

En la cuenca del Congo, en África Occidental, la plantaciones de aceite de palma y la minería son los dos principales motores de la deforestación. En la isla de Madagascar se perdió un 2% de la selva en 2014 a causa de la actividad minera, la agricultura y la explotación de valiosas maderas tropicales.

Controlar la deforestación global es uno de los objetivos de las complejas negociaciones globales que se desarrollan en Bonn, faltando apenas tres meses para la conferencia prevista en diciembre en París.

El análisis de WRI fue el primero en recurrir al sistema satelital Landsat, capaz de dar una cobertura global cada ocho días.

“Ahora disponemos de una capacidad sin precedentes para monitorear los cambios de la floresta planetaria”, dijo Matt Hansen, profesor de la Universidad de Maryland y coautor del estudio.





http://www.rebelion.org/noticia.php?id=202865

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.