miércoles, 29 de julio de 2015

Crisis



russeurope.hypotheses.org

La crisis griega, de la que tenemos la sensación que está lejos de estar acabada, habrá tenido una de sus primeras consecuencias al haber mostrado la verdadera naturaleza de la zona euro y por permitir que el debate sobre el propio Euro vuelva al primer plano.

El diktat para nada 


De hecho ahora está claro que el acuerdo extorsionado a Grecia en la reunión del Eurogrupo y del Consejo Europeo en la noche trágica del 12 a 13 julio no ha resuelto nada. No sólo el llamado "acuerdo" se revela en el paso de las horas inadaptado e incapaz para tratar el fondo del problema, pero nos damos cuenta de que este acuerdo no traerá ningún respiro [1]. En efecto, si el lunes 20 de julio los bancos griegos volverá a abrir sus puertas, las operaciones que efectuarán van a ser muy limitadas. El dinero que puede retirar la población todavía no puede exceder de 420 euros por semana, aunque esta cantidad puede ser retirada de una sola vez. Las operaciones de las empresas griegas quedarán todavía muy limitadas. De hecho, esta situación de escasez de liquidez que ha sido organizado por el Banco Central Europeo es un golpe fatal para la economía griega. El porcentaje de préstamos llamados "improductivos" ha aumentado de manera importante desde el 26 de junio. Las necesidades de financiación de los bancos griegos pasaron de 7 a 10 mil millones de euros a finales de junio a entre 25 a 28 mil millones el 15 de julio y podrían llegar 35 mil millones de euros a mediados de la próxima semana. De hecho, el sistema bancario griego ha sido deliberadamente destruido por las presiones ejercidas por el Banco Central Europeo por finalidades esencialmente políticas. Las cantidades que será necesario facilitar a Grecia para que el país simplemente no se hunda en el caos total, si tiene que permanecer en la zona euro no son los 82 a 86 mil millones de euros que se estimó el 13 de julio, más probablemente serán del orden de 120 mil millones de euros. La deuda griega ya no es "sostenible" y el acuerdo no hizo nada para asegurar su sostenibilidad [2]. Si la señora Merkel, el Sr. JC Juncker y el señor Dijsselbloem son los "ganadores" sobre Alexis Tsipras, están en el trance de comprender el significado de la expresión "victoria pírrica".

El costo político de esta crisis 


Pero el costo principal no será económico. Es la realidad política [3]. Voces cada vez más numerosas se elevan para decirlo. [4] De hecho, las condiciones en que se impusieron los términos de este verdadero diktat ha hecho explotar la pretensión de la Unión Europea de ser un espacio de cooperación y solidaridad, carente de conflictos. Eurozona demostró ser un instrumento de dominación querido por Alemania con la aquiescencia de Francia. Alemania también va a entender rápidamente el precio político real de su aparente victoria. Ella hizo desaparecer pocos días todo el capital de simpatía relativa, y en todo caso de la respetabilidad, que había adquirido en las últimas décadas. Ahora es muy probable que seremos testigos de una agudización de los conflictos en el seno tanto del Eurogrupo (zona euro) como de la Unión Europea. Está claro que los dirigentes alemanes están desde ahora ante la siguiente alternativa: o aceptan la transformación de la zona euro en una unión de transferencias, que siempre rechazaron desde el año 1999, y que no pueden aceptar de un punto de vista estrictamente contable, o bien organizan la salida de Grecia de la zona euro, pero en condiciones que comportarán rápidamente la implosión de esta zona. Es por eso que están tratando desesperadamente de encontrar una tercera vía, la instauración de un sistema de doble moneda en Grecia para pretender que esta siga formando parte nominalmente de la zona euro. Pero, los sistemas bi-monetarios, cuando el país que los sufre no tiene el control control de su Banco Central, se demuestran extremadamente inestables.

El debate sobre la viabilidad del euro 


Por otra parte, cualquiera que sea los diversos intentos para resolver la crisis griega, está claro que se abre en una forma particularmente violenta el debate sobre la viabilidad del euro. Es muy significativo que el ex economista jefe del BCE plantea abiertamente este problema [5]. Una vez más, las voces se multiplican. Está claro que este debate, durante mucho tiempo suprimido y reprimido, se encuentra en trance de estallar. Los argumentos de autoridad que a menudo son avanzados, sobre todo en Francia, no podrán convencer más. La apertura de un verdadero debate sobre los costes tanto económicos como políticos del euro es el signo evidente de la descomposición. Por supuesto, los factores de bloqueo siguen siendo importantes, aunque sólo sea porque un tal debate pone en cuestión la legitimidad de gran parte de la clase política en Francia. Pero, esta clase política ahora no puede más poner su veto sobre el propio debate y deberá, en las próximas semanas, hacer frente a un ascenso de las críticas. Este es el principio del fin. No hay realmente más que nuestro presidente, François Hollande, para querer ignorarlo.




Notas


[1] Galbraith J., «Greece, Europe, and the United States», Harper’s Magazine, 16 juillet 2015, http://harpers.org/blog/2015/07/greece-europe-and-the-united-states/

[2] Barro J., «The I.M.F. Is Telling Europe the Euro Doesn’t Work», The New York Times, 14 juillet 2015, http://www.nytimes.com/2015/07/15/upshot/the-imf-is-telling-europe-the-euro-doesnt-work.html?_r=1&abt=0002&abg=0

[3] Comme le constate D. Tusk. Voir P. Spiegel «Donald Tusk interview: the annotated transcript», Financial Times, 16 juillet 2015, http://blogs.ft.com/brusselsblog/2015/07/16/donald-tusk-interview-the-annotated-transcript/

[4] Le Point, « DSK fait encore la leçon », 18 juillet 2015, http://www.lepoint.fr/economie/grece-dsk-fait-encore-la-lecon-18-07-2015-1949756_28.php



Nota: Traducido del francés por D.T.G.


http://www.rebelion.org/noticia.php?id=201596

Anti-Imperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario