lunes, 27 de julio de 2015

En Túnez temen más ataques jihadistas



El ataque de hace un mes en un hotel en la playa de Túnez mató a 38 turistas.
Imagen: efe
SUBNOTAS

Extremistas tunecinos vinculados al Estado Islámico elaboraron una lista de objetivos para los próximos meses, que incluye tiendas de alcohol, bares, el principal aeropuerto del país y la isla turística de Djerba.

Por Yasmine Ryan *


Desde Túnez

Jihadistas tunecinos vinculados al Estado Islámico (EI) elaboraron una lista de objetivos para los próximos meses, que incluye tiendas de alcohol, bares, el principal aeropuerto del país, la isla turística de Djerba y las fuerzas de seguridad, según fue informado por The Independent.

La investigación de redes sociales y foros de Internet vinculados al EI reveló un modelo de amplio debate sobre posibles objetivos para ser atacados. Al mismo tiempo, un funcionario tunecino de alto rango señaló que las autoridades creen que unos dos o tres reclutas asistieron al mismo campo de entrenamiento en Libia que Seifeddine Rezgui, el terrorista que mató a 38 turistas en Sousse el 26 de junio, y pueden ellos mismos estar planeando nuevos ataques.

La evidencia de la participación del EI en Túnez sugiere que el grupo terrorista estuvo jugando un papel mucho más importante detrás de escena de lo que las autoridades están dispuestas a admitir, mientras intenta crear el caos y la inestabilidad en esta nueva frágil democracia.

Expertos en movimientos tunecinos salafistas-jihadistas dicen que las autoridades han estado renuentes a reconocer que el ataque en marzo en el Museo del Bardo, en el que más de 20 turistas murieron, fue cometido por el EI, y se lo atribuyen a la Ibn Brigada Nafaa, relacionada con Al Qaida. Ahora se sabe que los dos hombres armados del Museo del Bardo asistieron al entrenamiento terrorista en Libia, al mismo tiempo que Rezgui.

Partidarios tunecinos del EI emitieron dos documentos “informativos” el 27 de febrero y 3 de marzo, anunciando un cambio de estrategia para centrarse en “los cruzados” (que significa cristiano u occidental) y turistas judíos, y los medios de comunicación.

Uno declaró: “La gente de Tawhid (que acepta un Dios), como se ha dicho, son cristianos que vienen a tu casa con el pretexto de turismo y hay muchos judíos en nuestro país y está el ejército apóstata –y todos son blancos legítimos para sus hombres”.

“Hubo muchas señales de advertencia, y sí, habrá otros ataques”, dijo Sergio Galán Altuna, un investigador del think-tank Instituto de Seguridad Global que tiene su sede en Túnez, y que sigue de cerca los movimientos jihadistas en el Magreb.

Entre las repetidas advertencias a los turistas en las redes sociales había una, pocos días después del ataque del Bardo, en la que alguien tuiteó: “Vendré a Túnez este verano”, con el lema de la oficina de turismo nacional, junto a una imagen de un hombre armado enmascarado sosteniendo dos fusiles Kalashnikov.

El 27 de mayo hubo una amenaza en árabe contra Tunisair, la aerolínea nacional: “Atención a todos los musulmanes: les informamos que ustedes no deben subirse a aviones de Tunisair. Ustedes han sido advertidos”.

Esa particular amenaza fue retirada tres días más tarde, después de que los estrategas del EI emitieran un documento señalando que muchos musulmanes inevitablemente morirían si la aerolínea fuese atacada.

Galán Altuna dijo que las autoridades minimizaron la amenaza planteada por el Estado Islámico en Túnez, aun cuando el control de Internet reveló que muchos jihadistas salafistas tunecinos comenzaron a cambiar de bando el año pasado. Dijo que entre los ataques Bardo y Sousse hubo dos o tres enfrentamientos más pequeños que se adjudicó el EI.

A pesar del progreso político de Túnez, más de 3000 tunecinos también se fueron a luchar por grupos islamistas militantes en Siria, Irak y ahora Libia. Algunos amenazaron con volver para llevar a cabo ataques en su patria.

Parte de la estrategia del EI es provocar medidas represivas del gobierno que alimentan un sentido popular de la injusticia, impulsando su reclutamiento por “ganar los corazones y las mentes”, dijo Altuna. Y agregó: “Cosas muy pero muy peligrosas le esperan a Túnez”.

- De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-277989-2015-07-27.html

Anti-Imperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario