miércoles, 29 de julio de 2015

Escalada de violencia racista en Alemania




176 fueron los ataques contra alojamientos para refugiados en Alemania solamente hasta finales de junio.

En todo 2014, no llegaron a 200, así que puede verse con claridad el aumento. El tipo de ataque: piedras, cócteles molotov que provocan incendios, pintadas de esvásticas… de todo. En la mayoría de los casos la agresión es contra albergues en planificación, en obras, en los que aún no están viviendo refugiados en el interior. En otros casos, como pasó el 11 de julio en el pueblecito de Böhlen, incluso disparan fuego real contra un albergue en el que están viviendo refugiados dentro.

Alemania tiene un problema de racismo y en todos los medios, en el centro de la sociedad, se encuentra ahora mismo este debate, porque cada semana el corazón se sobrecoge con una nueva noticia de muestras de xenofobia. El viernes 24 de julio, en Dresde, delante de unas carpas que habían montado para acomodar a un millar de refugiados, tuvo lugar una manifestación del partido neonazi NPD, así como otra demostración en defensa de los refugiados. Según cuenta la prensa, habrían sido unos 200 neonazis y unos 350 defensores de los refugiados. Los primeros, al parecer, atacaron a los segundos con piedras y botellas rotas provocando tres heridos, uno de ellos de gravedad.

Por suerte para los refugiados y para los propios alemanes, los racistas extremos son muchos menos que los racistas de andar por casa o que, sobre todo, los antiracistas. Y, de ese modo, en el pueblito de Freital, en Sajonia, semana tras semana medio pueblo se dedicaba a manifestarse delante de un asilo de inmigrantes. La mayoría huidos y traumatizados, explicaban en la televisión pública que estaban muertos de miedo y con razón no se atrevían a salir solos o por la noche. Hasta que todo el país se enteró y se organizaron autobuses, un concierto antifascista y hasta el colectivo de artistas Dies Irae llevó a cabo una acción de guerrilla urbana colocando publicidad pro-refugiados en las paradas de autobús. Los eslóganes no tienen desperdicio: “El zorro es listo y se hace el tonto – el nazi hace lo contrario” o “Los nazis comen falafel en secreto”. El jefe del partido de izquierdas Die Linke, Michael Richter, sabe a que se están enfrentando en Freital: su coche salio volando por los aires después de que desconocidos colocaran un explosivo en la noche del domingo 26 de julio.

Este inconveniente de cara mas radical que le ha surgido a la sociedad alemana es en realidad la punta del iceberg del pensamiento egoísta y miedoso de una buena parte de la sociedad alemana, como las manifestaciones del movimiento Pegida pusieron de manifiesto. Los “patriotas europeos contra la islamización de occidente” han dado la nota durante meses mezclando conceptos y expandiendo una cultura de negación de la diversidad y de rechazo al extranjero. Si bien estas protestas por fin se han calmado en los últimos meses, su trabajo de propaganda ha calado entre determinados sectores sociales.

Pegida se distancia de los ataques a inmigrantes, a albergues para refugiados y hasta de las manifestaciones que tienen lugar justo en frente de las residencias de refugiados. Sin embargo, miembros del movimiento han demostrado, sobre todo en internet, lo peligrosos que pueden llegar a ser, amenazando a periodistas, deseándoles la muerte y tratando de asustarles para que no informasen de una forma negativa sobre el movimiento. Y es que internet es el lugar donde el problema alemán actual mas patente queda: cientos y cientos de comentarios en páginas de Facebook y en blogs llenos de odio y miedo a los extranjeros que vienen huyendo de las guerras o quién sabe de qué.

Por otro lado, desde hace tiempo venimos informando en este periódico de que las condiciones en que los refugiados son alojados en Alemania son mas que dudosas en muchos casos. Ahora el ejército, en un generoso acto, ha puesto cuarteles con capacidad para 3.500 personas a disposición de los refugiados. Por suerte, podrán vivir en un verdadero ambiente carcelario en medio de la nada. Con la puerta abierta, pero con un billete a ninguna parte, ya que en muchos casos no hay ni autobús de línea ni ellos tienen dinero para pagarlo.



Susana Gómez/Diagonal




http://www.librered.net/?p=39771

Anti-Imperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario