viernes, 17 de julio de 2015

Fuga del narco más buscado del mundo, El Chapo, revela quien manda en México




Alwaght

Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, se fugó la noche del sábado de la cárcel federal de alta seguridad El Altiplano, en el estado de México, burlando así el sistema de seguridad del país latinoamericano.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, que está en visita en Francia, dijo que la fuga es una afrenta al Estado mexicano.

Peña Nieto se declaró "consternado" por esa fuga, "un hecho muy lamentable que indigna a la sociedad mexicana" y pidió una investigación sobre la posible complicidad de autoridades en la misma.

¿Pero cómo pudo fugarse El Chapo de la cárcel más segura de México?

Para saber la labor extraordinaria que fue realizada por el equipo de El Chapo les mencionamos algunas informaciones sobre la seguridad de la cárcel de Altiplano.

El centro tiene una superficie de 260.000 metros cuadrados: de esa extensión, unos 28 mil metros cuadrados corresponden a instalaciones de la prisión, mientras que el resto se utiliza como área de seguridad, sala de espera y estacionamientos.

Sus paredes han sido reforzadas hasta tener un metro de grosor. Las celdas son individuales y cientos de guardias fuertemente armados controlan el penal constantemente. Completaban las medidas de seguridad de la cárcel torres de vigilancia, alambre de púa y la restricción de la transmisión celular 10 kilómetros a la redonda para impedir las comunicaciones entre los internos y el exterior.

Con estas medidas policiales y de seguridad en la cárcel, el presidente Peña Nieto declaró el febrero de 2014, tras la captura del narco más buscado y más rico del mundo, que sería "imperdonable" que volviera a escapar, pero se escapó, pero cómo lo hizo?

Su fuga parece mucho a las películas de ciencia ficción. El secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de México, Monte Alejandro Rubido García, declaró en una rueda de prensa tras la fuga que al revisar su celda, en el área de la ducha se encontró una boca de túnel de unos 50 por 50 centímetros y 1,5 metros de profundidad.

Este primer túnel comunicaba con un conducto vertical de aproximadamente 10 metros de profundidad habilitado con una escalera. A su vez, este conducto llevaba a un túnel de 1,7 metros de altura y de 70 a 80 centímetros de ancho y de más de 1,5 kilómetros de largo.

El túnel fue muy bien equipado, contaba con tuberías de ventilación y alumbrado. Dentro se encontraron instrumentos de construcción, tanques de oxígeno, recipientes con combustible y madera de cimbra. Entre otros objetos se encontró, además, una motocicleta adaptada sobre rieles que servía para extraer la tierra resultante de la excavación y transportar las herramientas y la maquinaria utilizadas para perforar. El pasaje desembocaba en unas obras de construcción situadas al suroeste del centro federal, desde donde el “rey de los narcos” salió y otra vez burló al gobierno.

Según los datos del ingeniero civil Alfredo Turrent, la excavación de pasadizo podría haberle tomado 352 días a un equipo de 4 personas.

La fuga de El Chapo revela dos realidades amargas en México: una es la corrupción en los agentes y oficiales del sistema penitenciario y del sistema de seguridad nacional. Sin duda, sin tener contactos en la misma cárcel donde fue recluido y desembolsar una cantidad significativa del dinero, El Chapo no podía escaparse. En este sentido cerca de veinte policías y agentes de la cárcel han sido detenidos para ser supuestos vínculos del “rey de los narcos” en el complejo penitenciario. Además el Senado mexicano ha demandado la renuncia del secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong por ser responsable de la seguridad nacional.

En la primera fuga de El Chapo, según las investigaciones posteriores, participaron más de 60 funcionarios de la prisión. El narcotraficante desactivó el sistema de vigilancia, se metió en un carrito de ropa sucia y se cubrió con una sábana, mientras que los trabajadores lo empujaron hasta lograr pasar por tres niveles de seguridad, seis puntos de control y llegar al aparcamiento donde lo esperaba el automóvil.

Otra realidad es que la sociedad mexicana es la víctima del mercado de droga de su vecino, EEUU. Hay una regla en el mundo económico, y esta es, la demanda es la madre de la producción. La demanda insaturada del mercado de drogas estadounidense, considerado el mayor del mundo, da a nacer y después crecer a narcotraficantes como El Chapo. Para secar el cauce de este río malvado, hay que arruinar la fuente. 





http://www.rebelion.org/noticia.php?id=201192

Anti-Imperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario