miércoles, 22 de julio de 2015

México: En Ostula fueron las fuerzas federales. Exigen libertad para Cemeí Verdia



Por Laura Castellanos


Laura Castellanos. Ciudad de México.- Agustín Vera, jefe de Tenencia del municipio nahua de Ostula, municipio de Aquila, Michoacán, denunció que fuerzas federales atacaron a población indígena desarmada el domingo 19 de abril, tras la detención de Cemeí Verdía Zepeda, comandante general de la comunidad indígena de Ostula y Coordinador de las Autodefensas y Comunitarios de los municipios de Aquila, Coalcomán, Chinicuila y Coahuayana.

Su detención, apuntó, “se hizo por traición”, porque ese día fue citado por funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública estatal en la comunidad de La Placita para reunirse con otros líderes de autodefensas.

En conferencia de prensa en las oficinas del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro en la capital mexicana, Vera explicó que un millar de militares, marinos, policías federales y estatales, atacaron los cuatro retenes que ese día instalaron en la Carretera Federal 200 para exigir la liberación del líder indígena acusado de portación de tres armas de uso exclusivo del ejército y destrucción de material electoral.

El saldo de ese día fue el de un niño muerto con el rostro baleado: Edilberto Reyes García de 12 años, y seis heridos: la niña Yeimi Nataly Pineda Reyes de seis años, a los jóvenes Delfino Antonio Alejo Ramos de 17 años, Edith Balbino Vera de 18 años, José Nicodemos Macías Zambrano de 21 años, a Horacio Valladares Manuel de 32 años y a Melesio Cristiano de 60 años.

El nahua expuso que exigen la liberación de Cemeí Verdía, quien fue legalizado como comandante de la Fuerza Rural de Aquila el primero de abril pasado, en la lucha de Ostula contra el cártel de los Caballeros Templarios.

Vera dio lectura a un comunicado que narró los hechos acaecidos el domingo 19 de julio. Dijo que ese día a las 10:00 am militares detuvieron al comandante nahua en el poblado de La Placita, municipio de Aquila, y lo trasladaron en helicóptero a Morelia.

Por tal razón, las comunidades indígenas se movilizaron e instalaron cuatro retenes en un tramo de 15 kilómetros de la carretera costera, que a traviesa a Michoacán conectando a Colima con Guerrero: Xayacalan, el Duin, “el crucero de Ostula” e Ixtapilla.

Tres pelotones de soldados del Batallón 86 “que estaban amedrentando a la población” quedaron en medio de los bloqueos. Al mismo tiempo, policías federales detuvieron a policías comunitarios y les quitaron sus radios de comunicación a integrantes del consejo de vigilancia.

Transcurrieron las horas. A las 17:00 pm, alrededor de un millar de marinos, policías federales y estatales “acompañados de dos helicópteros artillados, con lujo de violencia y destruyendo lo que hallaban a su paso, incluidos varios vehículos de la comunidad, pasaron por los retenes”.

Detalló que ese convoy arrasó con los retenes “tirando balazos, golpeando con macanas a quienes tuvieron a su alcance, arrojando gases lacrimógenos y deteniendo a los (policías) comunitarios que podían”.

El avance de las fuerzas militares se hizo con dirección al estado de Guerrero, en el que se integraron militares que en altavoces instalados en sus tanquetas gritaban: “¡Arriba los caballeros Templarios! ¡Ya se les acabó la fiesta!”.

Al irrumpir en el cuarto retén, en la comunidad de Ixtapilla, en donde hay un criadero comunal de tortugas, “dispararon contra las casas y la población civil”, con el saldo mencionado.

El jefe de Tenencia dijo que Ostula exige que Cemeí Verdía, ya trasladado a un penal de Nayarit, sea excarcelado, así como castigo a los mandos de las fuerzas federales y policiacas que participaron en los hechos y la reparación de los daños.

Igualmente exigen la presentación de seis casos de desaparición forzada desde y el castigo a los autores de 33 asesinatos desde 2008 en la comunidad.

Ostula está considerado como la primera comunidad que organizó una autodefensa en México en el Siglo XXI. Lo hizo en 2009, dos años antes que la comunidad de Cherán.

Cemeí Verdía fue desterrado por el cártel que tuvo cercado a su pueblo durante cuatro años. El 9 de febrero de 2014 acompañado de otros exiliados, y de autodefensas de cuatro municipios, retornó y logró la expulsión de los templarios en su pueblo.

La policía comunitaria de Ostula se rige por usos y costumbres indígenas. A diferencia de las autodefensas mestizas de Tierra Caliente, es elegida en asamblea comunitaria y debe dar cuenta de sus actos a la misma.

Cemeí Verdía fue elegido como comandante en una asamblea a la que asistieron 1,200 indígenas. Fuentes en la región indicaron que durante la conferencia de prensa se replegó a todas las fuerzas federales en Ostula.

La caravana del Ejército sobre el puente de Ixtapilla, municipio de Aquila, en la Carretera Federal 200 de la costa michoacana, avanza con lentitud. El sonido de sirenas impone tensión en el ambiente. Pobladores observan a lo lejos y graban los hechos ocurridos el 19 de julio a las 17:00 pm con un celular. Captan el paso de una docena de vehículos castrenses y de la policía estatal, entre ellos una ambulancia.

El video de dos minutos registró que desde los vehículos militares en la punta armas automáticas descargaron ráfagas de fuego contra objetivos de su costado izquierdo que no se alcanzan a apreciar. Se escuchan dos, tres, cuatro detonaciones distintas. Se interrumpió bruscamente. La grabación no captó que las balas se detonaron contra viviendas. Ni cómo una de ellas mató al niño Edilberto Reyes García de 12 años, al penetrar por su ojo derecho, e hirió a dos menores, dos jóvenes y dos adultos más.

El despliegue se hizo tras la detención esa mañana de Cemeí Verdía Zepeda, comandante general de la comunidad indígena de Ostula y Coordinador de las Autodefensas y Comunitarios de los municipios de Aquila, Coalcomán, Chinicuila y Coahuayana, acusado de portación de tres armas de uso exclusivo del ejército y destrucción de material electoral.

El video y la narración de los hechos los presentó Agustín Vera, jefe de Tenencia del municipio nahua de Ostula, en conferencia de prensa en las oficinas del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro en la capital mexicana, para denunciar que no sólo militares, sino marinos, policías federales y estatales, atacaron a población indígena desarmada.

También para exigir “la liberación de Cemeí Verdía”, quien fue legalizado como comandante de la Fuerza Rural de Aquila el primero de abril pasado, en la lucha de Ostula contra el cártel de los Caballeros Templarios.

Vera relató los hechos: el domingo a las 10:00 am militares detuvieron al comandante nahua en el poblado de La Placita, municipio de Aquila, y lo trasladaron en helicóptero a Morelia.

Inmediatamente las comunidades indígenas colocaron cuatro retenes en un tramo de 15 kilómetros de la carretera costera, que a traviesa a Michoacán conectando a Colima con Guerrero, por lo que tres pelotones de soldados del Batallón 86 “que estaban amedrentando a la población al mismo tiempo que el compañero Cemeí Verdía era detenido”, quedaron en medio de éstas.

Simultáneamente, dijo, policías federales detuvieron a policías comunitarios y despojaron de sus radios de comunicación a integrantes del consejo de vigilancia.

Alrededor de las 17:00 horas, marinos, policías federales y estatales “acompañados de dos helicópteros artillados, con lujo de violencia y destruyendo lo que hallaban a su paso, incluidos varios vehículos de la comunidad, pasaron por los retenes”.

Preció que el desbloqueo d elos retenes se hizo “tirando balazos, golpeando con macanas a quienes tuvieron a su alcance, arrojando gases lacrimógenos y deteniendo a los (policías) comunitarios que podían”.

El choque de las fuerzas militares se hizo con dirección a Guerrero, y a su paso, “se incorporaron soldados del Ejército Mexicano que se encontraban dentro del terreno de Ostula (…) y através de altovoces de sus tanquetas se escuchaba: ‘¡Arriba los caballeros Templarios!”.

Cuando los soldados arribaron al último retén, en la comunidad de Ixtapilla, “dispararon contra las casas y la población civil”.

Además del niño muerto, fueron heridos la niña Yeimi Nataly Pineda Reyes de seis años, a los jóvenes Delfino Antonio Alejo Ramos de 17 años, Edith Balbino Vera de 18 años, José Nicodemos Macías Zambrano de 21 años, a Horacio Valladares Manuel de 32 años y a Melesio Cristiano de 60 años.

Vera afirmó que la comunidad también exige, además de la liberación de Cemeí Verdía, el castigo a los mandos de las fuerzas federales y policiacas que participaron en los hechos y la reparación de los daños.

De igual forma exigen la presentación de seis casos de desaparición forzada desde 2008, y el castigo a los autores de 33 asesinatos desde tal fecha de la comunidad.

Ostula está considerado como la primera comunidad que organizó una autodefensa en México en el Siglo XXI. Lo hizo en 2009, dos años antes que la comunidad de Cherán.

Cemeí Verdía estuvo cuatro años exiliado por la persecución del cártel en su contra. El 9 de febrero de 2014 retormó a Ostula, acompañado de otros desterrados, y de autodefensas de cuatro municipios y tomó su pueblo.

En asamblea comunitaria, a la que asistieron 1,200 indígenas, tres días después se le nombró comandante de la policía comuntiaria de Ostula. Ahora el indígena está preso. Se le ha trasladado a un penal de Nayarit.

Fuentes en la región indican que las fuerzas federales en este momento fueron replegadas totalmente de la zona

“El mismo sistema capitalista es el que nos quiere destruir”



Video de Alberto Torres: Ataque de militares a pobladores

http://kaosenlared.net/mexico-en-ostula-fueron-las-fuerzas-federales-exigen-libertad-para-cemei-verdia/

Anti-Imperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario