viernes, 17 de julio de 2015

Una fiscal federal investigará a Lula



Lula da Silva, el ex mandatario y líder del PT, de momento no está procesado.
SUBNOTAS

Mirella de Carvalho Aguiar sospecha que los buenos oficios de Lula, al facilitar contactos con gobiernos amigos, fueron en realidad “tráfico de influencias”. La tesis de la fiscal es idéntica a la planteada por la oposición.


Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

¿Comenzó la judicialización de Lula? Una fiscal federal de Brasilia anunció ayer una investigación formal contra el ex presidente por supuesto tráfico de influencias en favor de la constructora privada Odebrecht, la más poderosa de Brasil, que actúa en América, Asia y Africa desde hace décadas.

Las indagaciones judiciales apuntan a obras a cargo de la constructora en países latinoamericanos, la prensa citó a Cuba y Venezuela, que contaron con financiamiento del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), el mayor de fomento de América latina.

La procuradora Mirella de Carvalho Aguiar sospecha que los buenos oficios de Lula, al facilitar contactos con gobiernos amigos, fueron en realidad “tráfico de influencias” transformados en créditos blandos por millones de dólares aportados por el Bndes. La tesis de la fiscal es idéntica a la planteada por la oposición, especialmente la que exige el impeachment de la presidenta Dilma Rousseff, que está impulsando una comisión en el Congreso contra el Bndes por los 1000 millones de dólares aportados para la construcción del puerto de Mariel en Cuba.

Es plausible suponer que Mirella de Carvalho Aguiar haya basado su requerimiento en artículos publicados por varios medios, como el opositor O Globo, pues el caso se disparó cuando ella recibió un dossier de notas presentado por un procurador del Núcleo de Combate a la Corrupción.

Los hechos investigados comienzan en 2011 cuando Lula ya había dejado la presidencia y realizaba conferencias pagas y gratuitas en varios países, una de esas giras, realizada en 2013, incluyó escalas en Cuba y Estados Unidos.

El Instituto Lula expresó ayer su “sorpresa” ante la celeridad con la que se sustanció la causa. “Recién acabamos de entregar todas las informaciones solicitadas por la procuradora De Carvalho Aguiar, y consideramos que ella tuvo poco tiempo para analizar ese material que es muy extenso y detallado”.
Mitos

De momento, Lula no está procesado. La “investigación preliminar”, que había sido abierta en mayo, fue transformada en un “procedimiento investigativo criminal” debido al supuesto surgimiento de indicios que recomiendan proseguir y ahondar la pesquisa. Este caso parece replicar a otros sucedidos en los últimos años cuando miembros del Poder Judicial han asumido posiciones antipetistas.

Un indicio de ello es que el procurador que disparó esta historia es un enemigo del gobierno y lo demostró al participar en campañas opositoras.

Algo similar sucedería con De Carvalho Aguiar.

En su currículum no se observan, en principio, antecedentes que demuestren un saber jurídico excepcional pero sí una animadversión hacia el PT: hace cuatro meses le recomendó al jefe del ejército anular una condecoración dada al ex presidente del partido, José Genoíno, por su condena en otra causa polémica, la del Mensalao.

El bloque de diputados del PT divulgó una nota cuestionando la falta de “imparcialidad” de los autores del requerimiento judicial al que enmarca en “un contexto en el que empresas, medios y grupos financieros se unen... para atacar... y criminalizar al PT y Lula”.

Si hay dudas sobre la neutralidad de la fiscal, no se puede decir lo mismo sobre su sentido de la oportunidad y el espectáculo.

Ella inició la investigación criminal el 8 de julio, pero curiosamente resolvió anunciarla ayer, poco después de la conmoción causada por el allanamiento de la mansión del ex presidente Fernando Collor de Melo, dueño de una Ferrari, un Lamborghini y un Porsche no declarados ante el fisco y uno de ellos comprado con un testaferro.

Habrá que aguardar la evolución de la investigación realizada por la fiscal, su posterior presentación al juez y saber si éste decide abrir un proceso o archivar el caso.

Al cierre de esta crónica, poco después de anunciada la causa, faltan elementos para predecir qué sucederá en el plano específicamente judicial.

Existen, eso sí, antecedentes para arriesgar cuáles pueden ser los escenarios políticos y mediáticos.

Sea o no procesado, Lula será lapidado en el patíbulo de los medios a fuerza de informaciones inexactas o falsas compaginadas para desmoralizarlo ante los televidentes. Ayer, minutos después de que el canal GloboNews divulgó con estruendo que Lula será investigado, surgieron comentarios ofensivos y otros golpistas en las redes sociales.

Un grupo que se presenta como Sociedad Militar, que días atrás había mezclado al PT con el comunismo cubano, ayer posteó: “Para felicidad (casi) general de la nación, Lula es investigado”.

A propósito de la deconstrucción de la imagen del fundador del PT, el Instituto Lula recopiló una serie de leyendas que se pueden ver en Internet. La lista de disparates incluye que Lula es uno de los hombres más ricos de Brasil, como lo indicaría la revista Forbes (una tapa apócrifa circula en las redes), que luego de recibir el alta de un cáncer en la laringe contrajo tres cánceres simultáneamente, y que no creó la Bolsa Familia.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-277259-2015-07-17.html

Anti-Imperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario