domingo, 9 de agosto de 2015

Correa advierte sobre nuevos intentos desestabilizadores de la burguesía




El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha alertado este sábado de los intentos desestabilizadores de las élites de la clase burguesa contra la institucionalidad del país.

“Este es un nuevo punto de quiebre y la interrogante es o tienen éxito los mismos de siempre o se fortalece la democracia e institucionalidad; el pasado nunca más”, ha subrayado el mandatario ecuatoriano.

Asimismo Correa ha resaltado que en el día del paro (13 de agosto) anunciado por la oposición, los derechistas recurrirán a dos grupos: las élites de dirigentes indígenas y laborales.

Al informar que los sectores opositores dirigirán los dos grupos al Palacio presidencial y a la Asamblea Nacional del país, el jefe de Estado ha aseverado que el pueblo debe estar preparado para neutralizar tales intentos desestabilizadores.

En otra parte de sus declaraciones, ha calificado de “indiscutibles” la legitimidad y alta popularidad de la Administración y ha indicado que los opositores sólo tratan de perturbar la democracia y generar un sentimiento de desesperanza, un sentimiento heredado de las administraciones anteriores.

Al recordar el golpe de Estado registrado en 2010 en el país andino, Correa ha sostenido que en aquel momento también los ciudadanos defendieron la democracia en el país.

En 2010, los derechistas nacionales, en particular el expresidente Lucio Gutiérrez (2003-2005), con el apoyo de los sectores opositores internacionales, llevaron a cabo un golpe de Estado para deslegitimar al Gobierno de Correa.

El paro del próximo 13 de agosto, ha provocado la ira de varias organizaciones tanto gubernamentales como no gubernamentales.

Distintas organizaciones sociales, campesinas y de profesionales ecuatorianas han convocado una marcha de apoyo al presidente Correa, para el próximo 12 de agosto, un día antes del paro.

El lunes, la Red de Organizaciones Campesinas de Ecuador informó que no se unirán al paro, porque esta iniciativa desestabilizadora sólo busca paralizar las actividades agropecuarias en este país.

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), también, ha denunciado y ha condenado la violencia que impulsa la derecha con fines golpistas en Ecuador.

El jefe de Estado ecuatoriano, que reiteradas veces ha invitado a la oposición a sentarse a la mesa de diálogo para solventar la crisis en el país, afirma que las movilizaciones de la derecha forman parte de una conspiración dirigida por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés).


HispanTV


http://www.librered.net/?p=39959

Anti-Imperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario