sábado, 29 de agosto de 2015

Correa critica violencia de protestas opositoras en Ecuador




El presidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió hoy que las fuerzas del orden actuarán con prudencia, pero con firmeza frente a la violentas protestas que protagonizan sectores opuestos a las políticas del gobierno.

No vamos a dejar que golpeen como piñata a nuestros policías y militares, recalcó el mandatario durante su tradicional informe semanal de labores, radiotelevisado este sábado desde la localidad de Anconcito, en la provincia costera de Santa Elena.

Correa se refirió en particular a los ataques sufridos por los uniformados durante las manifestaciones realizadas en las últimas semanas en Quito y otras zonas del país, y que se saldaron con varios heridos entre las filas castrenses.

También fustigó a la prensa opositora por informar que las protestas se desarrollaron de manera pacífica.

No son marchas pacíficas cuando lanzan adoquines a los policías, afirmó el gobernante, quien tras mostrar pruebas documentales de las agresiones, recalcó que nadie puede considerarse por encima de la ley.

El mandatario, quien desde su llegada al poder en enero de 2007 dirige un proyecto político conocido como Revolución Ciudadana, aseveró que los sectores opositores, entre ellos algunas organizaciones indígenas y sindicales, solo buscan hacer demostraciones de fuerza, “para volver al Ecuador del pasado”.

No claudiquemos, sería regresar el país a la época de las cavernas, exhortó Correa, en medio de los aplausos de las miles de personas que se congregaron en Anconcito para escuchar su intervención.

El presunto detonante de las protestas que comenzaron en junio pasado fueron sendos proyectos de ley que incrementarían los impuestos a la herencia y a la plusvalía, en un intento por lograr una mejor distribución de las riquezas y acabar con la especulación sobre la tierra, respectivamente.

Sin embargo, las manifestaciones continuaron pese a que el Ejecutivo retiró temporalmente ambas propuestas, y llamó a todos los sectores políticos y sociales a participar en un diálogo nacional amplio e incluyente para debatir sobre el país que se quiere construir.

De acuerdo con Correa, en realidad se trata de una conspiración largamente preparada por una oposición que ha sido derrotada repetidamente en las urnas, para intentar desestabilizar el país y derrocar a la Revolución Ciudadana de forma violenta.

PL

http://www.contrainjerencia.com/?p=108802

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario