miércoles, 5 de agosto de 2015

Oportunidad de justicia



El atentado a la AMIA, en el que hubo 85 muertos, fue el 18 de julio de 1994.
Imagen: AFP

Entre los acusados están el ex presidente Carlos Menem, el ex juez Juan José Galeano y el ex titular de la DAIA Rubén Beraja. Está previsto que durante el debate oral se escuche a 140 testigos.

El Tribunal Oral Federal 2 de la Ciudad de Buenos Aires comenzará mañana a juzgar a trece acusados de encubrir el atentado a la AMIA. Entre los señalados como responsables de haber desviado la investigación están el ex presidente Carlos Menem, el ex juez y los fiscales de la causa, las autoridades de la ex SIDE, comisarios de la Policía Federal, el reducidor de autos Carlos Telleldín y el ex titular de la DAIA Rubén Beraja. La mayoría de los funcionarios están imputados de violación de medios de prueba, falsedad ideológica, encubrimiento, abuso de autoridad y peculado. También de coacción a testigos, privación abusiva de la libertad de policías involucrados con una acusación falsa y prevaricato (por resolver en base a pruebas adulteradas).

Tras pasar por las manos de Claudio Bonadio, el expediente del encubrimiento quedó bajo la dirección del juez federal Ariel Lijo, quien concluyó su trabajo en dos tramos, el primero en 2011 y el segundo en 2012. El caso tardó otros tres años en llegar a juicio. Está previsto que durante el debate oral se escuche a 140 testigos.

Carlos Menem está acusado de haber indicado al juez Juan José Galeano que abandonara la investigación sobre la llamada “pista siria”, que involucraba al ciudadano Alberto Kanoore Edul. El mensaje lo transmitió el fallecido hermano del ex presidente, Munir Menem –era coordinador de la Unidad Presidente– al ex juez Juan José Galeano, a quien se le atribuye frustrar, ocultar, dilatar e interrumpir medidas probatorias que podían comprometer a Kanoore Edul y su entorno, al que pertenecía –aunque lejanamente– el entonces agregado cultural iraní Moshen Rabbani, sobre quien había sospechas y hoy es uno de los iraníes con pedido de captura. Las familias de Menem y Edul tenían vínculos en Siria y luego en la Argentina. Munir, además, recibió a Kanoore Edul padre en la Casa Rosada días después del atentado.

El ex presidente va a juicio también por haber ordenado que participen en la trama de encubrimiento otros funcionarios como el ex jefe de la SIDE Hugo Anzorreguy y su subsecretario Juan Carlos Anchezar y los ex comisarios Jorge “Fino” Palacios y Carlos Castañeda. La fiscalía sostiene que falsearon informes y ocultaron transcripciones de intervenciones telefónicas.

Galeano está acusado de haber interrumpido la investigación sobre la pista siria a partir de una orden de Menem, a punto tal de suspender con argumentos falsos un allanamiento que él mismo había ordenado en la vivienda de Kanoore Edul. Otros allanamientos dispuestos para secuestrar elementos específicos (documentos y material explosivo) fueron dejados en suspenso. A los pocos días ordenó discontinuar las escuchas telefónicas. Cuando terminó el mandato de Menem, llamativamente se intentó retomar esta pista. A Galeano también se le adjudica la desaparición de legajos con transcripciones telefónicas. La otra maniobra que lo compromete es el pago de 400 mil dólares a Carlos Telleldín para que diera una versión falsa sobre el atentado e involucrara a un grupo de policías bonaerenses. De los encuentros con Telleldín, entre el 10 de abril y el 1º de julio de 1996, hay registros fílmicos. Videos que el propio Galeano admitió haber filmado donde negocia el pago, que se hizo con dinero de la ex SIDE. En uno de los videos se lo ve dándole instrucciones a Telleldín y los nombres de los policías a los que debía incriminar, que le mostraba en fotos. Galeano, además, ordenó la detención de los policías y luego su procesamiento por el atentado “en base a pruebas falsas”. A esto se agrega la coacción a testigos para que declararan a gusto del juzgado. Detuvo a una testigo llamada Miriam Salinas, la coaccionó para que declarara y lo mismo hizo con el abogado Gustavo Semorile.

Los comisarios Jorge “Fino” Palacios y Carlos Castañeda, los entonces secretario y subsecretario de Inteligencia Hugo Anzorreguy y Juan Carlos Anchezar, los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, Patricio Finnen, ex jefe de contrainteligencia de la ex SIDE, el reducidor de autos Carlos Telleldín, su abogado y su mujer y el ex titular de la DAIA Rubén Beraja completan la lista de los acusados.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-278698-2015-08-05.html

Anti-Imperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario