lunes, 10 de agosto de 2015

Puerto Rico: una deuda que paga la población





El gobierno de la isla de Puerto Rico, en el Caribe, con sus 3,7 millones de habitantes, no pudo reembolsar el 3 de agosto una deuda de 58 millones de dólares a un organismo financiero público. Por tanto ha sido declarado en suspensión de pagos, como Grecia en junio cuando no pagó al FMI.

Puerto Rico es oficialmente un Estado semi-independiente asociado a los Estados Unidos, que lo anexionaron en 1898 sin pasar a ser plenamente un Estado miembro de la Unión. Este estatus diferente ha permitido a los bancos exigir a Puerto Rico tipos de interés de tres a cuatro veces más altos que los que practicaban a los préstamos a las grandes ciudades y a los Estados norteamericanos, sangrando las finanzas locales. Los bancos han ganado también mucho dinero especulando todo lo posible con los títulos de la deuda de Puerto Rico. Cuando éstos se han depreciado, los han recolocado entre los pequeños inversores norteamericanos que compraban a precio de oro unos bonos (junk bonds) que no ya no valían gran cosa.

En realidad, los fondos de Puerto Rico son desde hace mucho tiempo dependientes de los financieros, la deuda de la isla alcanza los 72 miles de millones de dólares. Las autoridades locales han reaccionado durante los últimos años favoreciendo a los millonarios. Pretendiendo atraer inversores a la isla, les han exonerado de impuestos locales en 2012, este regalo se añadía al hecho de que no se paga ya en la isla el impuesto norteamericano sobre los ingresos. Y todo ello cuando las empresas solo están sujetas a un irrisorio impuesto sobre los beneficios del 4%. No es Nada sorprendente que los hoteles y residencias de lujo, las zonas residenciales y campos de golf se hayan convertido en una inversión atractiva para algunos burgueses especuladores.

Lejos de traer prosperidad, esta política ha contribuido a poner la economía local de rodillas. Comparada con la de Estados Unidos, la tasa de desempleo es el doble cuando el ingreso medio es menos de la mitad.

El gobierno local se ha comprometido a reducir gastos en los servicios públicos. Hace dos años, una medida dirigida a recortar las pensiones de los enseñantes fue rechazada victoriosamente con dos días de una huelga, que estaba considerada ilegal. Hoy se atacan las escuelas: después de haber cerrado ya 100, se quieren cerrar otras 560 más. Los gobernantes quieren también rebajar el salario mínimo hora (7,25 dólares actualmente), aunque sea ya inferior en un 45% al salario mínimo hora de Francia.

El seguro de enfermedad que beneficia a las personas mayores, como el que permite a los más pobres recibir atención sanitaria están en peligro, tanto más cuanto que el gobierno federal de Obama ha previsto cesar la ayuda en esta materia en 2016. 3.000 médicos han partido ya de la isla los cinco últimos años abandonando a los enfermos a su suerte.

Esta crisis de la deuda solo ha beneficiado a los financieros que han destrozado la economía puertorriqueña, llevando la isla a la bancarrota. Por toda respuesta el gobierno querría imponer a la población pagar la deuda a un precio exorbitante.

L.D.




Traducción de Francisco Ponzán

http://kaosenlared.net/puerto-rico-una-deuda-que-paga-la-poblacion/

Anti-Imperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario