miércoles, 2 de septiembre de 2015

La frontera en la OEA y Unasur



Anncol

Como a los perros en misa, asi le fue a la delegacion santista en la OEA, donde pretendió montar un show de mentiras, similar al de Uribe Velez en La Parada/Cucuta, a propósito de las decisiones tomadas por el Presidente Nicolas Maduro en la frontera de San Antonio, para erradicar el contrabando, la manipulacion con el dólar y los grupos paramilitares de ultraderecha que habian tomado el control de varias poblaciones del Estado del Tachira, donde fue decretado un estado de excepcion constitucional. En Unasur la cosa será peor para la oligarquia bogotana, que queda al desnudo en el plano internacional. A la crisis en la justicia, la crisis economica, la crisis social, se le suma ahora esta grave problemática internacional. Definitvamente Colombia necesita con prioridad la paz para construir otro Estado y una democracia ampliada con la participacion protagónica de la multitud.

La crisis de la frontera entre Colombia y Venezuela saltó a los escenarios de la OEA y posteriormente lo hará en Unasur, el 8 de septiembre.

A Colombia se le malogró la reunión en el “departamento de colonias” del imperio gringo. La intervención del Embajador Roy Chaderton desenmascaró las falacias de la delegación bogotana, encabezada por un representante de la clase politiquera y corrupta que domina el Estado colombiano, que pretendía eludir la enorme responsabilidad en la violencia, desplazamiento, exclusión y pobreza que afecta a millones de ciudadanos, 6 millones de los cuales viven en la Patria de Bolívar, en condiciones de respeto por sus derechos fundamentales.

Era tan evidente la farsa, que la gran mayoría de naciones allí presentes no acompañó las pretensiones del delegado santista. Están completamente deslegitimados y quedaron al desnudo ante la comunidad internacional.

Con amargura, la Canciller Holguín salió a despotricar de una entidad que desde 1948 ha sido la cómplice de la elite oligárquica dominante en la sociedad, culpable de la guerra y el atropello inveterado contra la población y sus derechos.

Esta si es la tapa de la crisis del régimen político antidemocrático. Quedaron solos ante la comunidad internacional.

En Unasur, la que por presiones de Uribe Vélez quieren romper, las cosas será más interesantes. En este organismo, que refleja la unidad popular latinoamericana, se sentirá con mayor fuerza el señalamiento de la responsabilidad que arrastra el bloque dominante contrainsurgente en los graves flagelos que afectan a Colombia, detonantes de la crisis fronteriza que obligó al gobierno del Presidente Nicolás Maduro a cerrar la frontera y adoptar un régimen de excepción en el Táchira para erradicar el contrabando y el paramilitarismo.

Nota 1. A finales de julio en el municipio de Codazzi, César, se accidentó un avión de la Fuerza Aérea Colombiana. Allí murieron 11 militares. El hecho sucedió en Las Palomas. Poco se sabe hasta el momento del asunto. Con los días se conocen más datos. Esa aeronave era en realidad un sofisticado aparato de inteligencia yanqui, que sale y entra de las 7 bases militares gringas instaladas en Colombia, para agredir a los pueblos latinoamericanos. Sus operaciones en dicha región, la de la Serranía del Perija, consistían en interceptaciones de las comunicaciones del Palacio de Miraflores, la sede de la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, encabezada por Nicolás Maduro, y de otras entidades ministeriales del gobierno. El avión fue detectado por los Sukhoi de la Fan bolivariana (https://es.wikipedia.org/wiki/Sukhoi) que con ráfagas lo neutralizaron rápidamente provocando su repliegue hasta el sitio de la tragedia. Aun así, siguen las provocaciones desde la frontera para ampliar la conspiración contra la revolución popular y sus conquistas democráticas. Quieren asesinar a Maduro. La cosa va para largo, y vienen de largo, lleva quince años esta lucha del pueblo de Bolívar y Chávez, contra la oligarquía colombiana y su patrón imperialista.

Nota 2. A propósito de un conflicto mayor con la hermana República de Venezuela, Dios no lo quiera, esto dice el escritor uribista Gustavo Álvarez Gardeazabal en el periódico ADN del 31 de agosto del 2015:


"Tenemos muchos aviones en la FAC, pero de transporte de tropas. Tenemos muchas ganas de que Maduro deje de perseguir colombianos, pero si nos ataca, ¿si tendremos con qué defendernos?

No sé cuánta gente quiera en Colombia la guerra contra Venezuela. Pero los que creen que a esa joda diaria y mamona de Maduro contra los colombianos hay que ponerle coto con las armas, vale la pena que revisen cuál es nuestro armamento y cómo nuestras Fuerzas Armadas podrían librar la guerra.

Maduro nos tomó mucha ventaja con aviones, misiles teledirigidos, lanzaderas múltiples, cohetes guiados y tipo skip adquiridos en los últimos años a Suecia, Israel, Rusia y Francia.

Su fuerza aérea tiene, según las estadísticas que ahora son casi públicas, 24 aviones Sukoi 30 MK2, que pueden llegar en 15 minutos a Barranquilla o Bucaramanga. Tiene, además, 21 F-16, 16 F-5 y 32 A 37 con los cuales, en una batalla relámpago bien puede aporrear las tres ciudades que dicen los soplones venecos que tienen ya en la mira de la locura de Maduro y sus tropas.

Colombia tiene una superflotilla de helicópteros, casi 400, y un ejército de soldados y policías muy bien armados individualmente y curtidos como ninguno. Pero la defensa antiaérea, apenas sí son unas baterías en algunas ciudades.

Y ni qué decir de nuestros aviones. Los Kfir ya no existen. De los supertucanos hay 22. Eso sí tenemos 8 drones, 6 del tipo Boeing y 3 silver fox. Pero todos, como era lógico, organizados para la guerra de guerrillas no contra Maduro y sus locuras.

Tenemos muchos aviones en la FAC, pero de transporte de tropas. Tenemos muchas ganas de que Maduro deje de perseguir colombianos, pero si nos ataca, ¿si tendremos con qué defendernos?".

Mejor ni hablar.

Fuente original: https://anncol.eu/




http://www.rebelion.org/noticia.php?id=202787

Antimperialista ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario